Inicio Noticias Los 10 autos más caros del mundo

Los 10 autos más caros del mundo

10. Bugatti Chiron 300+

$ 87.8 millones de pesos

En el décimo puesto se encuentra el Bugatti que promete romper el récord de velocidad y la barrera de los 500 km/h. Si bien ya estuvo cerca en una prueba del año pasado llegando a las 300 mph, que son aproximadamente 492 km/h. No dudamos en que sea capaz de superar los 500 kilómetros por hora o más. Para que entren en contexto, al ir a esta velocidad se recorrieran ¡1.3 campos de fútbol profesional por segundo! Algo simplemente inimaginable.

Este modelo está equipado con el mismo motor W16 tetra turbo que ha caracterizado a Bugatti ya desde hace unos años. Pero a diferencia del Chiron, este produce 1, 600 HP. Y claro, la carrocería ha sido alterada para generar la mayor estabilidad posible a estas altísimas velocidades y para generar la menor fuerza de arrastre posible.

9. Lamborghini Veneno Roadster

$ 97.9 millones de pesos

En el noveno puesta está este Lamborghini Veneno que causó revuelo en el 2013 cuando salió al mercado. Primero, por el número total de unidades producidas y en segunda por el diseño tan extravagante que tiene. Pues en su momento nos hizo pensar que es un Decepticon de la saga Transformers. Tan sólo 9 unidades del Veneno se produjeron y dadas a la venta, 3 en su versión coupé y 6 en roadster. Así que, si tienes la oportunidad de ver una de las unidades en la calle, siéntete muy, pero muy afortunado. Al parecer la una gran parte se encuentra en Inglaterra y en los Emiratos Árabes Unidos, lugares donde la densidad de población millonaria es mucho mayor que en cualquier otra parte del mundo.

8. Bugatti Mansory Chiron Centuria

$ 102.9 millones de pesos

Bajando al octavo puesto se encuentra una modificadora de autos de lujo que hace trabajos fuera de este mundo. Hablamos de Mansory, quien tuvo un enorme éxito con el VeyronVivere. Mismo que modifican para que tenga un realce sumamente impresionante y de súper lujo. Y claro que con el Chiron claro no se iban a quedar con las manos cruzadas. El Centuria no sólo tiene mejoras estéticas, todas y cada una de ellas tienen una función para aumentar poco a poco el rendimiento de un Chiron convencional, pero claro haciéndolo con un estilo inigualable. Podemos decir que este es el Chiron Divo para quienes no alcanzaron a comprar la limitada producción.

7. Koenigsegg Trevita

$ 112.9 millones de pesos

En el puesto número 7 encontramos al Koenigsegg CCXR, que si bien no es uno de los más llamativos a simple vista, ahora lo valorarás más que nunca. Su nombre Trevita significa tres blancos en sueco, palabra que identifica mucho al vehículo. En su momento, era muy difícil para pequeños fabricantes de autos hacer que la fibra de carbono fuera tratada de manera que no diera un color negro.

Para variar, el genio detrás de la marca, Christian von Koenigsegg y su equipo, lograron desarrollar un proceso que hace a la fibra de carbono brillar y deslumbrar como si miles de diamantes cubrieran a la fibra cuando ésta es expuesta al sol. Espectáculo que estamos por seguros, solamente puede ser apreciado de manera correcta en persona. Únicamente lo hemos podido ver en fotografías, y nos parece un blanco grisáceo en acabado mate. Sin dudas en la vida real, es realmente sorprendente.

6. Pagani Huayra Imola

$ 120.5 millones de pesos

En el sexto puesto tenemos a la última creación y obra de arte de Horacio Pagani, una atrevida Mona Lisa para las pistas. Si bien todos sus modelos están valuados en millones de dólares, este no es la excepción. Inicialmente, se conoció al proyecto como Huayra Dragon, debido a su aleta de tiburón y demás geometrías alrededor del auto. Además, con la correcta combinación de colores, hacían percibir la esencia de ese animal mítico. Al final se decidió presentar como Pagani Imola, para competir con los autos de pista más extravagantes del momento: Bugatti Divo y Koenigsegg Jesko. Este nombre hace honor y referencia a uno de los circuitos más importantes de Italia. Donde desgraciadamente, el piloto tan querido por el mundo Ayrton Senna perdió la vida en 1994, precisamente en la curva Tamburello.

5. Bugatti Divo

$ 125.5 millones de pesos

Sin dudas, este auto nos impactó hace 2 años en el salón de Ginebra. No esperábamos un concepto así de agresivo proviniendo de Bugatti, pero en fin lo hicieron. Este modelo no se enfoca en ser el más veloz, sino el más rápido en las pistas. Pues está limitado a menos de 400 km/h, velocidades normales para los estándares de la firma francesa. De igual forma. se modificó drásticamente el exterior para que hiciera mejor armonía con el aire, mientras se va a altas velocidades. Dentro de lo que más destaca es ese enorme alerón trasero fijo que planta bien al Divo en las curvas para darlas en el menor tiempo posible.

4. Maybach Exelero

$ 175.7 millones de pesos

En cuarto lugar, se encuentra un auto que por mucho tiempo fue el auto más caro del mundo. Se desarrolló como un auto que solamente era fabricado bajo pedido. Gracias a su extraño objetivo que era un deportivo y a la vez un auto de lujo, la producción solamente fue de una unidad. El único dueño del Exelero se dice que es el rapero Jay Z. Un dato curioso es que es un auto sólo para 2 personas, a pesar de su gran longitud. De igual forma, en la parte trasera de las cabeceras se encuentran 2 cascos. Evidentemente uno para el piloto y otro para el pasajero, para cuando se gusta llevar a este bólido a las pistas.

3. Bugatti Centodieci

$ 200.8 millones de pesos

En el puesto número 3, igualmente tenemos a Bugatti, pero esta vez no es un auto que intenta romper algún récord. El Centodieci es un auto homenaje al EB110 de los años 90. Modelo con el que Bugatti regresó después de más de medio siglo fuera del escenario. Aunque aún no haya sido posible ver sus interiores, nos quedamos impactados con el diseño que otorgaron al exterior. La herradura delantera ha sido reducida casi al tamaño del EB110, que no es la única referencia que está en el Centodieci. También, tenemos las extrañas entradas de aire a los costados a la altura de la cabecera. Esos extraños círculos son para enfriar el motor y mantenerlo a su temperatura óptima en todo momento.

2. Rolls Royce Sweptail

$ 326.3 millones de pesos

En segundo lugar se encuentra este Rolls-Royce que causó mucha controversia, evidentemente por su precio y en segunda por su diseño. Pues por esa cantidad de dinero, esperábamos algo más único y extravagante. A grandes rasgos parece un Phantom con el techo diferente, sin más diferencia. Pero lo que pasa, es que este auto fue un pedido especial de un cliente de máxima importancia para la marca. Quien, además de ser coleccionista de autos de lujo, es coleccionista de yates. Su deseo era combinar ambos gustos en un solo vehículo. Muchas de las líneas y acabados se inspiran de yates lujosos, y vaya que su objetivo fue cumplido. Porque viéndolo desde la parte trasera, el Sweptail parece nada más y nada menos que un yate rodante muy, pero muy costoso.

1. Bugatti La Voiture Noire

$ 419.2 millones de pesos

Finalmente, el auto más caro del mundo hasta ahora, nada más y nada menos que el Bugatti La Voiture Noire. Un One-Off prácticamente hecho a la medida con una historia inigualable por detrás, que además, sigue siendo un misterio hasta nuestros días.

El mito de La Voiture Noire

Jean Bugatti, hijo mayor del fundador Ettore Bugatti, fue un diseñador apasionado de la firma francesa. Él fue el encargado de darle vida a los autos que hoy son considerados piezas de arte. Pero la más destacada de todas fue el Bugatti Type 57SC Atlantic, del cual solamente se hicieron 4 unidades.

La primera, el Rothschild Atlantic 57 374 que fue destinada a Victor Rothschild, un exitoso banquero de la época. Esta unidad se acabó en un azul grisáceo, junto con el número de serie 57374. La segunda unidad con el nombre de Holzschuh Atlantic 57 473 se entregó en octubre de 1936 a un coleccionista de autos francés llamado Jacques Holzschuh. Quien desgraciadamente chocó el auto de manera casi fatal, poco después de haber sido entregado. Y hasta décadas después, tuvo una compleja restauración total, donde desgraciadamente no se pudo salvar el motor original.

Pasando a la tercer unidad, nombrada Pope Atlantic 57 591, fue destinada al inglés R.B. Pope, en mayo de 1938. Dueño del que no se tienen muchos datos. Pero lo peculiar del chasis 57591 es que su dueño actual es el mismo Ralph Lauren, quien es dueño de una de las colecciones más exóticas y caras de autos legendarios en el mundo.

Finalmente, la última unidad fue destinada nada más y nada menos que para el diseñador, Jean Bugatti, un regalo para sí mismo. Terminado en color negro, llamado La Voiture Noire con código de chasis 57 453. Este 4to y último 57SC Atlantic es prácticamente un mito o un unicornio. Es decir, un auto del cual se conoce o se cree su existencia pero nunca ha sido visto en la vida real.

El mito consiste en que en la Segunda Guerra Mundial, los alemanes guardaron y escondieron este hermoso vehículo en alguna mina o lugar remoto del imperio Nazi. Esta misma acción es la que hicieron con demás obras de arte, pero a diferencia de La Voiture Noire, estas han sido descubiertas por el tiempo. Así que, desgraciadamente La Voiture Noire sigue y seguirá siendo un mito por un largo tiempo. Será muy difícil saber la localización exacta de el unicornio más deseado y solo podemos esperar a una extraña coincidencia para que alguien lo descubra de nuevo.

En fin, gracias a esta curiosa historia es porque Bugatti decidió hacer un homenaje al auto perdido de Jean. Este auto se reveló dentro de la conmemoración del 110 aniversario de la firma francesa. Su dueño no se dio a conocer, pero se especula que fue para el CEO de Volkswagen del momento.

Kilyan Ocampo
Estudiante de Ingeniería Mecánica // Editor Jr.

Deja un comentario

Síguenos

18,144FansMe gusta
5,967SeguidoresSeguir
460SeguidoresSeguir
2,370suscriptoresSuscribirte