Para los que no lo sepan, ABT es la modificadora más reconocida de Audi. Que vendría siendo el Brabus de Mercedes-Benz. Ambas son de las pocas modificadoras de autos post-venta que tienen un renombre mundial, e incluso ABT está involucrada en campeonatos mundiales de automovilismo tales como DTM y la recién creada Formula E, en los cuales ha sido campeón. En resumen, ABT sabe lo que hace con sus modificaciones.

Por lo pronto, solo son 100 HP extra

ABT RS6-R

Actualmente solo ha salido a la venta la variante R, que aumenta la potencia “unos” 100 HP más, quedando en 700 HP y el torque en 880Nm. Así mismo, el rendimiento se incrementa proporcionalmente, la aceleración de 0-100 pasa de 3.6 a 3.4 segundos y a una velocidad máxima de 320Km/h. Pasando a lo estético exterior, las modificaciones son casi imperceptibles. De lo único que podemos notar a primera vista sin leer la hoja de especificaciones, es de los emblemas ABT en el frente y parte trasera, y que los rines pasan a ser de 22 pulgadas, característicos de la marca. Ahora entendemos porqué Hans-Jürgen Abt, CEO de ABT dijo: “El auto es un lobo en la ropa de una oveja”

Internamente fueron necesarios diversos “tweaks” para lograr incrementar ese 25% en el rendimiento general. En el motor se le ha cambiado el mapeo, para que este actúe y responda de una manera más deportiva e instantánea, dejando muy por atrás el lado familiar. Combinado con un silenciador de acero inoxidable, pasando a 2 puntas de escape ovaladas que producirán un rugido mucho más agresivo en el RS6-R. Finalmente, la aerodinámica también cambia un poco. Se le han incorporado un nuevos difusor y alerón traseros. Así mismo un “wide body kit” poco más llamativo y deportivo, haciendo juego con el resto de la estética.

Incorporando tecnología DTM y Formula E

Existe un prototipo de ABT que está totalmente fuera de lo que hemos visto hasta ahora. Se trata de un tren motriz híbrido (así es combustión interna+eléctrico) que, entrega nada más y nada menos que ¡1018 caballos de fuerza y 1291Nm de torque!, catapultando al RS6-E a los 100Km/h en solo 3.3 segundos, recortando un gap de 0.4 en comparación con el modelo de fábrica. Lo único que nos tiene con el pendiente hasta ahora, es que esta versión extrema del RS6 está solamente en la segunda generación, es decir en la pasada. ¿Se animará ABT a acondicionar tal mecanismo con la nueva generación? Esperemos que sí y que bajen ese tiempo aceleración menor a los 3 segundos.

Deja un comentario