Es curioso sin duda porque Tesla es una compañía que puede fabricar lo que sea, en cuanto a movilidad se refiere, es considerada como el máximo referente de la innovación y con la mayor visión del futuro del planeta basándose en la sustentabilidad. Hace un año, en First Ride, te comentamos con mucha emoción que existía la posibilidad de que Tesla pudiera fabricar la Model M, la motocicleta eléctrica de Tesla. Desafortunadamente hoy el panorama es el opuesto y con desilusión te comentamos que no habrá por parte de Tesla quien cubra el divertido y único segmento del mundo de las motocicletas.

Decisiones.

Concepto Tesla Model M

En una junta de inversionistas de Tesla celebrada el día de ayer, 5 de junio, donde se tocaron temas del rumbo de la compañía como la reelección de Musk como CEO, y entre otros,  el de la posibilidad de Tesla en fabricar el único nicho de movilidad sobre tierra que les faltaba, el de las motocicletas. El sudafricano dejó más que en claro que Tesla nunca dará la más mínima muestra de interés en hacer motocicletas. La cuestión es  simple: Elon Musk detesta las motocicletas debido a que casi muere atropellado por un camión mientras se encontraba rodando en una motocicleta cuando tenía diecisiete años, un detalle más que seguro no conocías de Elon Musk.

Elon Musk con un Tesla Roadster de primera generación

“Tesla puede fabricar lo que sea (que yo quiera, claro) mientras esté a mi mando”

Elon  Musk

Boom eléctrico.

Con el auge tan fuerte y fresco de la movilidad eléctrica, era imposible pensar que Tesla no estuviera ahora en planes de sacar al mercado su propio modelo de dos ruedas,  donde sin duda, como lo ha logrado con sus demás modelos a cuatro ruedas, sería un gran producto de indiscutible desempeño y eficiencia. Los demás competidores tendrían una auténtico reto para  hacer frente al Model M.Para fortuna de la competencia, hoy la brecha está totalmente libre para ser acaparada para aquellos que se enfoquen en la producción de motocicletas exclusivamente, como Harley-Davidson, por ejemplo. ¿Quién hubiese imaginado una Harley-Davidson sin su motor V-Twin?, o más trillado aún, ¿quién hubiera imaginado una Harley-Davidson silenciosa? La Harley-Davidson LiveWire es la respuesta. La LiveWire tiene ahora todas las de ganar para galardonarse como motocicleta eléctrica por excelencia.

El Isaac Asimov del siglo XXI puede hacer lo que quiera y lo que se le dé en gana. No le bastó con el transporte individual y desarrolló el tractocamión Tesla SEMI para cubrir el segmento de transporte de carga, por supuesto totalmente eléctrico . No le fue suficiente con el mismo planeta y fundó SpaceX para abarcar también el exterior de la órbita terrestre: tal fue su ambición que mandó un Tesla Roadster de primera generación hasta Marte; modelo que mejoró y que planea relanzar al mercado en 2020 con cifras para derrocar a los más grandes hiperdeportivos de la talla del Bugatti Chiron Sport, Koenigsegg Agera RS y el Hennesey Venom F5, por mencionar sólo algunos. Sin embargo, por un capricho de su adolescencia tardía, dejó al mundo sin lo que pudo haber sido la motocicleta eléctrica predilecta del segmento premium, la Tesla Model M.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor