Inicio Noticias Industria La historia de Akira Nakai, fundador de RWB

La historia de Akira Nakai, fundador de RWB

- Publicidad -

Akira Nakai es uno de los más controvertidos personajes en el mundo automotriz. Se ha dado a conocer alrededor de todo el mundo. Esta fama no fue gracias al dinero, promoción o algún interés por detrás, lo logró por el simple hecho de hacer lo que más le apasiona en el mundo: modificar autos. Aunque su estilo no sea del agrado de todos, esto no lo le quita el hecho de que sus modificaciones sean consideradas como arte.

Época dorada del JDM

Akira Nakai

Durante la década de los 90 y principios de los 2000, la cultura JDM de modificar autos y correrlos en diversas categorías, creció exponencialmente. Sus raíces vienen de la nación del sol naciente, donde se fabricaron leyendas automotrices. Supra, GT-R, RX7, Eclipse, S15, EVOLUTION, AE 86, entre otros son el sueño de muchos entusiastas, pero solo algunos afortunados tienen la suerte de poder manejar, modificar y correr esta categoría tan aclamada.

Involucrado en este mundo se encontraba Akira Nakai, un entusiasta del Toyota Corolla AE 86, que fundó su propio club de autos, al que llamó Rough World. Con el pasar de los años y el crecimiento del JDM, Akira Nakai junto con Rough World fueron ganando una enorme popularidad en todo Japón. Hasta llegar al grado de salir en revistas de autos especializadas, pero su reconocimiento solo se quedaba en las fronteras de ese país.

Fue hasta que, por azares del destino, un cliente llegó al taller de Akira con un Porsche 911 (930) averiado. Este evento cambió por completo la vida de Nakai. A la par de su amor y pasión por los autos JDM, también tenía un amor secreto por los 911. Un estilo de auto que no tenía nada que ver con lo que realizaba al momento, pero que él simplemente apreciaba. Así que, en lugar de arreglar el auto del cliente, decidió comprárselo. Una elección que puso en riesgo la integridad económica del taller pero que era el sueño dorado de Akira.

Él no compartía la filosofía de muchos coleccionistas de autos que solo compran y guardan sus modelos como una exhibición de arte moderno. Para Akira, estos autos deben ser corridos y disfrutados de la manera más salvaje posible. Por lo que empezó a modificar drásticamente su 911. Empezó por quitar todo elemento que era inservible para las carreras: asientos, conductos interiores de aire, puertas de acero, etc. También, cortó la integridad de la carrocería del Porsche, esto con el propósito de incorporar llantas especialmente diseñadas para el drift.

Después de todas las modificaciones, el 911 quedó irreconocible. Era más una edición personalizada de un Porsche de carreras de los años 80, algo como un RSR. Sin embargo, como era un nueva etapa en su vida, no era adecuado nombrar a su «nuevo» 911 como un miembro más de Rough World. Así que hábilmente tradujo este nombre al alemán (país natal de Porsche), y creó el RAUH-Welt-Begriff, que se traduce a Rough World Team.

RAUH-Welt-Begriff

Si Rough World ya era conocido, tras la creación de RWB, Akira alcanzó un boom increíble en Japón. El estilo que impuso en su 911 es algo sumamente difícil de lograr: la mezcla de 2 culturas. Como el caso de Rápidos y Furiosos Reto Tokio, donde intentaron mezclar la cultura de los muscle cars con el drift japonés, pero no fue nada exitoso. Pronto, más y más propietarios entusiastas se presentaron al taller de Akira para que le hicieran las modificaciones necesarias y tener un RWB. Pero claro, no todos los modelos tenían que ser iguales. Al ser un auto personalizado, los propietarios tienen la posibilidad de transmitirle sus gustos a Akira y él se encargará del resto.

Tal fue el éxito de sus vehículos, que pronto tuvo la oportunidad de viajar a los Estados Unidos a realizar la modificación RWB a un cliente muy especial: Brian Scotto, uno de los fundadores de Hoonigan, la cadena más grande de drift y personalización de autos en los Estados Unidos. Esto le ayudó a RWB a popularizarse en ese país y en el resto del mundo. Actualmente sus diseños son muy cotizados en el mercado, dada la rareza y estilo de cada uno.

Akira Nakai
Cortesía: RWB

¿Puedo comprar un RWB?

La respuesta es sí, aunque no sabemos si viaja a cada país para realizar una modificación en específico o si solamente pueden ser fabricados en los distribuidores oficiales de RWB. Pero aquí te dejamos los requisitos que debes cumplir por si tienes la posibilidad e interés de hacer una obra maestra del tuning.

Primero que nada, debes ser propietario de un Porsche 911. No importa qué tan viejo o nuevo sea, Akira puede modificar cualquier 911 que se le ponga en las manos. La segunda limitante es el dinero, pues sus modificaciones no son nada baratas, es prácticamente como comprar otro 911. Sus precios empiezan en 24 mil dólares, pero pueden subir casi hasta los 40 mil debido a las diferentes opciones que presenta. Finalmente y lo más obvio, contactar a RWB. Se puede lograr fácilmente mediante su página de internet oficial, donde indica las distribuidoras que se encuentran alrededor del mundo, para después agendar una cita.

Akira Nakai
Cortesía: RWB
- Publicidad -
Kilyan Ocampo
Estudiante de Ingeniería Mecánica // Editor Jr.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor

Síguenos

19,925FansMe gusta
5,967SeguidoresSeguir
474SeguidoresSeguir
3,690suscriptoresSuscribirte