La marca alemana no se planea quedar atrás en la carrera deportiva que está inundando todos los segmentos. Y vaya manera de hacerlo con la SQ5, equipada con un poderoso motor V6 de 3 litros TFSI con 354 HP, tracción quattro, tablero virtual y sistema de sonido Bang & Olufsen. Como inicio, estas características por supuesto que pueden impresionar, y más si se trata de una camioneta.

Para entrar en detalles

La SQ5 está equipada con asientos deportivos de una combinación alcantara-piel con estampado S. Además, cuenta con iluminación en las puertas, con la leyenda S. De igual manera, cuenta con un volante deportivo de tres radios que se visualiza seguro cuando el vehículo viaja a su velocidad máxima de 250 km/h. Otra característica destacable es su suspensión neumática adaptativa y su transmisión tiptronic de 8 velocidades que en conjunto logran una marcha suave o agresiva, según lo que se desee.

Interior de la SQ5.

¿En busca de adrenalina?

También logra reaccionar de manera impresionante en las curvas y en terrenos irregulares. Por supuesto, la mejor parte es la puesta a punto de su capacidad de respuesta al pisar el acelerador, logrando un 0 a 100 km por hora en 5.4 segundos. Se trata de una cifra muy buena si se piensa en que hablamos de una SUV y no de un deportivo diseñado para la velocidad.

En pocas palabras, la camioneta es un misil capaz de llenar de adrenalina a cualquiera. Sin embargo, todo lo bueno cuesta y esta no es la excepción. La SQ5 tiene un precio de $1,099,900.00 pesos mexicanos, costo un tanto desmotivador pero que sin duda vale la pena desembolsar.

SQ5, una SUV de velocidad.

En conclusión, Audi ha puesto en la mesa un fuerte contrincante con la SQ5. Tal vez su enfoque es un tanto familiar, pero con un gran desempeño. Es ideal para aquellos que no quieren dejar de lado la emoción de conducir un potente y dinámico vehículo. En lo personal, pienso que la SQ5 es un automóvil sumamente capaz, pero que con el precio que tiene es posible adquirir un auto de mayor tamaño, aunque obviamente sacrificando un poco el espíritu deportivo.

 

Deja un comentario