BMW se embarcó en una ofensiva en el segmento de lujo con un cuarteto de nuevos vehículos deportivos de alto desempeño: el nuevo BMW M8 Cupé, el nuevo BMW M8 Competition Cupé, el nuevo BMW M8 Convertible y el nuevo BMW M8 Competition Convertible.

Poder y más poder

Los nuevos modelos extraen la energía para sus excepcionales prestaciones del motor más potente jamás desarrollado para un BMW. La unidad V8 de altas revoluciones con tecnología M TwinPower Turbo desarrolla 600 caballos en el nuevo Cupé y Convertible. Mientras que darán 625 caballos en los dos modelos Competition. La unidad de potencia de alto desempeño se asocia con una transmisión M Steptronic de ocho velocidades con Drivelogic. La potencia del motor se canaliza a la carretera a través del sistema de tracción integral M xDrive.

La tecnología de chasis ha sido diseñada y ajustada teniendo en cuenta las demandas necesarios para un uso en pista. Una de las características del chasis que se destaca en particular es un nuevo sistema de frenos integrado que presenta al conductor dos configuraciones diferentes de tacto del pedal del freno.

La interacción precisa entre el tren motriz, el chasis y la aerodinámica ha sido cuidadosamente perfeccionada mediante pruebas intensivas. Los ingenieros del M8 también tomaron la experiencia obtenida del desarrollo del M8 GTE, exclusivo para carreras profesionales. El carácter centrado en el rendimiento del motor, la transmisión y el chasis permite al nuevo BMW M8 Cupé o Convertible hacer el 0 a 100 km/h en 3.3 segundos. El nuevo M8 Competition Cupé la hace en 3.2 segundos.

Interior ultra deportivo y lujoso

El interior de los M8 reúne un diseño de cabina para piloto deportivo y un lujo progresivo. El equipo de serie para los M8 incluye opciones de asientos en piel específicas para la versión elegida, BMW Display Key, BMW Head-Up Display, asistente de conducción, asistente de estacionamiento y el BMW Live Cockpit Professional.

El nuevo botón de configuración en la consola central permite el acceso directo a los ajustes del motor, amortiguadores, dirección, tracción xDrive y frenos. Todo para que puedan adaptarse a las preferencias personales y la situación actual. El conductor puede configurar también el sonido del motor, el cambio de marchas, el control de estabilidad y la función Launch Control, para esos arranques estilo “Fast & Furious”.

Otra característica nueva es el botón Modo M en la consola central. Al accionarlo, el conductor puede ajustar los sistemas de asistencias y las pantallas de instrumentos y el Head-Up Display. El modo M permite al conductor activar los ajustes de ROAD y SPORT, mientras que los modelos Competition vienen con un ajuste TRACK diseñado exclusivamente para su uso en circuitos de carreras. Cambiar el modo altera la información presentada al conductor en las pantallas. Asimismo, las intervenciones de mejora de la seguridad, como el frenado activo o las entradas de la dirección, se reducen al mínimo o se desactivan por completo.

Deja un comentario