Las motocicletas de Honda se encuentran en la posición número 11 entre los vehículos más robados en México, con 1,550 motos robadas sólo 2017. Estas cifras son preocupantes y desalentadoras para atraer a nuevos clientes. Es por eso que Honda desarrolla una tecnología para lograr que el reconocimiento facial en motos sea un realidad. De convertiste en realidad, se incorporaría a un scooter totalmente eléctrico.

¿El objetivo? No más robos

La propuesta de Honda es decirle adiós a nuestro viejo amigo, la llave. Así, la nueva manera de arrancar la moto sea gracias a un casco que incorpore el reconocimiento facial. Sería un poco parecido a los sensores que ya incorporan los autos con entrada sin llaves o keyless. Es interesante la propuesta porque va a más allá de igualar la tecnología que ya se encuentra en los autos. El reto era poder autenticar que eres el dueño únicamente con tu cara dentro del casco, un espacio sumamente reducido. Sin embargo, los ingenieros de Honda han superado esto. Aún es una incógnita si podrá almacenar diferentes rostros o sólo uno.

Casco con reconocimiento facial Cortesía: Zigwheels

Beneficios colaterales

Además, por la manera en la que Honda esta ideando este sistema, el casco será obligatorio para arrancar la moto. Para los imprudentes que preferían jugar con su vida antes que ponerse el casco, ya no será posible. Será requisito proteger tu vida para poder conducir tu moto.

La bella historia de innovación no acaba aquí, la patente igual confirma que podría incluir alcoholímetro para revisar los grados de alcohol del conductor. En caso de que se superé los grados permitidos, el conductor no podrá encender su motocicleta.

Scooter Honda Cortesía: Zigwheels

La patentes son interesantes de analizar, pues podrían cambiar el rumbo de la industria de las dos ruedas. Es una solución creativa para matar dos pájaros de un tiro; el robo de las unidades y el riesgo ante conductores imprudentes o temporalmente incapacitados.

Deja un comentario