Hace unos meses, el dos veces campeón de la Fórmula 1, Fernando Alonso, comunicó su decisión de correr las 500 millas de Indianapolis. Con ello, atrajo a muchos de sus fans y medios deportivos de la Fórmula 1 a una sección del automovilismo poco explorada para ellos. Alonso se llevó las ovaciones por su gran manejo en esta mítica carrera.

Los preparativos

Indy 500
Foto: Cortesía McLaren Honda

Un mes antes del evento, Alonso se dedicó de lleno a su papel en la Indy 500. Conoció el complejo sistema de clasificación y carrera de la IndyCar. También aprendió a conducir en un óvalo. Algo totalmente diferente de lo que está acostumbrado en la Fórmula 1. Las vueltas de práctica que tuvo fueron bastante sólidas demostrando un talento indiscutible así como una pasión profunda que hace mucho no mostraba el piloto asturiano.

La clasificación

Indy 500
Foto: Cortesía McLaren Honda

Al igual que en la Fórmula 1, en la IndyCar se forman a los autos dependiendo de la habilidad del piloto y máquina. La gran diferencia aquí es que todo gira entorno a la velocidad. La mejor posición de salida se da a quien pueda ir más rápido en el ovalo de Indianapolis. De esta manera, Fernando sorprendió a propios y extraños al clasificarse 5to; nada mal para un novato en la categoría.

 La carrera

Indy 500
Foto: Cortesía McLaren Honda

Llegó el ansiado día de la carrera, Fernando largaba en una buena posición. Sin embargo, su poca experiencia se pudo notar al iniciar la carrera. Ya que, a diferencia de lo que está acostumbrado el piloto español, en IndyCar las carreras se empiezan corriendo y no detenidos como pasa en la Fórmula 1. Esto provocó que perdiera valiosas posiciones. El asturiano no desesperó y supo que es una carrera larga de aproximadamente 4 horas. Poco a poco fue remontando posiciones hasta que tomó el liderato y supo mantenerlo por más de 27 vueltas.

No obstante, Honda nuevamente quedó a deberle al español. A 20 vueltas del término de la carrera, su motor se rompió, lo que frustró sus posibilidades de hacer historia en el automovilismo. Fernando, como habitualmente hace, tomó con humor la tragedia y prometió volver al óvalo de Indianapolis el siguiente año.

Deja un comentario