En los últimos años, la joven marca sueca Koenigsegg ha marcado tendencia y nos ha sorprendido con la calidad de ingeniería con la que cuentan sus autos. Hoy hablaremos sobre uno de sus autos más revolucionarios que, así mismo, marcó una nueva era en el mundo superdeportivo.

Relación 1 a 1.

Toda la ingeniería que compone al Koenigsegg One:1 es fuera de lo común. Incluso siendo comparada con grandes marcas como Bugatti o Pagani. Christian Von Koenigsegg presume que está compuesto 100% de fibra de carbono. Aún en componentes importantes del motor. Por otro lado, sobre lo exclusivo y diferente que es este bólido.

En pocas palabras, es el primer auto comercial en el mundo con tener una relación peso potencia de 1:1. También, es el primero en tener un Mega Watt de potencia, 1,364 HP. Es decir, por cada kilogramo que pesa el auto, su motor produce un caballo de fuerza (1,364 kg de peso en seco y 1,364 HP de potencia total). Así mismo, su aerodinámica fue revolucionaria. Su alerón está montado de una manera muy peculiar, desde el toldo. ¿Con qué fin? Aprovechar al máximo el efecto suelo que este produce, sin perder la downforce que ocasiona una montura de alerón convencional. Siendo sostenido desde la parte superior del mismo y no de la inferior.

Vista lateral de Koenigsegg One:1.
Cortesía Koenigsegg.

Uno de los más exclusivos,

Un auto tan especial es merecedor de condiciones comerciales igual de especiales. El precio del primer Mega Auto (denominado así por Christian) en la historia era cercano a los 3 millones de dólares. Hoy, en la reventa alcanzó un precio de casi de 10 millones de dólares. Pagado por un coleccionista exclusivo de autos. Esperamos que Koenigsegg fabrique un auto tan exótico como este pero en la versión de su nuevo bólido el Regera.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor