Lo prometido es deuda, aquí les traemos más consejos para que su casco este reluciente. Recuerden que todo esto es para su seguridad. Un casco limpio es un Rider que llegó a casa con bien.

No usar cremas, aceites, pinturas, sustancias pulidoras y/o abrillantadoras.

Es común que le agarremos afecto a un casco, ya sea por algún buen viaje memorable o algo de trascendencia personal. Muchas veces se recurre a líquidos para remover grasa o para pulir carrocería de automóvil. Esto es un grave error. Ya que estas sustancias contienen agentes abrasivos que van degradando el exterior (pérdida de material) del casco. Por lo tanto, perdemos efectividad en su cometido principal en el aspecto de seguridad. Sobre todo en el visor, que es el accesorio más delicado del casco, tiene un capa protectora fina que funciona como un teflón para que el agua escurra eficazmente y evitemos que se empañe. No debemos pintar tampoco el casco. Aunque parezca que esto podría alargar su vida útil debido a que se está “hojalateando”. Lo que ocurre es que las pinturas de los cascos son especiales. Están diseñadas para evitar en lo posible la degradación de los materiales interiores del mismo. Al pintar el caso podría perjudicar y contribuir a la degradación de estos polímeros absorbe-impactos.

No instalar, agregar o colocar accesorios externos al casco.

Últimamente se ha popularizado la instalación de productos externos sobre la superficie exterior de los cascos, como es el caso de bases para cámaras (detalle muy novedoso y llamativo) hasta de accesorios con fines meramente estéticos. Para esto, se tiene que recurrir a la perforación en la superficie del casco y así agregar el accesorio.El problema es que se puede llegar a dañar los polímeros protectores, y por lo tanto, no garantizar más la seguridad que puede ofrecer el casco. Hoy en día los fabricantes de motos ya desarrollan cascos donde ya se ofrece este tipo de accesorios de fábrica. Los cuales están instalados de forma que sea posible garantizar todavía la efectividad del casco en caso de accidente.

Nunca dejes tu casco en un congelador o cámara frigorífica.

Por trillado y absurdo que suene este método, hay motoristas que en épocas de calor sobre todo, dejan sus cascos en el interior de su refrigerador o congelador para que al momento de usarlo se sienta la sensación de frescura por el frío adquirido. Esto es sin duda de las mejores formas de echar a perder un casco. Se debe a que los materiales internos resienten el cambio de temperatura tan abrupto que perjudica magnánimamente a que pierdan sus propiedades de absorción de impacto. Existen cascos para climas extremos, en donde los materiales ya están diseñados para soportar cambios fuertes de temperatura, pero no están hechos para dejarlos en una cámara de frío. Por lo que es siempre preferible sacrificar un poco el capricho del confort higrotérmico antes que perder seguridad en caso de accidente.

Esperamos que estos consejos te sean de gran utilidad. Reuerda que mantener en buen estado un casco es un indicador directo de qué tanto nos importa nuestra seguridad e integridad al salir a rodar. Se trata de poder garantizar salir ileso lo mejor posible en caso de algún accidente. Por más rodadas sin accidentes, First Ride te aconseja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor