La tecnología de la impresión 3D se ha popularizado durante los últimos años. Su principal mercado es el ocio, haciendo llaveros, complementos útiles para el día a día o adornos. En general siempre cosas pequeñas. Sin embargo, esto se debe a que el material más común en la impresión son diferentes tipos de plástico. ¿Qué pasa si en vez de imprimir con plástico lo hacemos con metales? La cosa cambia radicalmente y se abre una gran cantidad de posibilidades para la industria automotriz.

Manufactura Aditiva.

La manufactura aditiva tiene ciertas promesas, entre ellas hacer más sencillo el proceso de producción. Gracias a que ya no se necesita fabricar primero un molde para después hacer la pieza. Simplemente del diseño computarizado pasa a ser impreso por una máquina. Tal y como si fuese una hoja de papel. Capa por capa, la pieza se va formando para lograr la pieza deseada. De esta manera la galería de las geometrías que se pueden obtener es más extensa.

Additive Manufacturing at BMW Group

El dúo dinámico del siglo XXI.

El diseño generativo no podría ser nada sin este método de manufactura. Están hechos el uno para el otro. Las geometrías tan extrañas que se crean gracias al diseño generativo, no se podrían obtener con los métodos convencionales de manufactura. Además de que todo es más corto; todo se crea gracias a una computadora. El diseño se hace en la computadora e igualmente una computadora lo imprime.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor