Al ciclo Atkinson le podríamos llamar el hermano mayor del ciclo Otto. Son muy similares, sin embargo, el ciclo Atkinson es más amigo del medio ambiente. Para lograr entender de manera completa este artículo es recomendable que el lector conozca el ciclo de Otto.

Atkinson frente a Otto.

El ciclo de Atkinson logra relaciones de compresión mayores a las del ciclo de Otto. Esto gracias al tiempo que se encuentra abierta la válvula de admisión. La válvula se mantiene abierta la mayoría del tiempo durante la compresión, a diferencia del ciclo de Otto que está cerrada. Esta abertura provoca que un poco de combustible regrese al colector y que el trabajo que necesita el pistón para la compresión sea menor. Aquí es donde se da el principal ahorro; sale combustible y se logra una compresión mayor.

Esta diferencia frente al ciclo de Otto hace que algunos lo llamen como motor de 5 tiempos.

El ciclo de Otto tiene una eficiencia promedio de 25%, mientras que la del ciclo Atkinson es de 38%. Lo que podemos ver es una diferencia porcentual considerable cuando hablamos de un líquido que comienza a ser muy valioso.

Toyota Prius
Cortesía: Toyota

La “desventaja”.

No es posible llamarle desventaja, debido a los intereses actuales. La principal “desventaja” es que genera menos potencia debido al bajo consumo de combustible. Esto lo convierte en una excelente opción para los coches híbridos. Como ya vimos en El ahorro que ofrecen los coches híbridos, se complementan con un motor eléctrico que pone el resto de la potencia.

El mundo actual

Hasta hacer algunos años, este ciclo era considerado completamente obsoleto por la poca potencia que generaba. Sin embargo, hoy, grandes marcas apuestan por él. El gran ejemplo es Toyota, que ha incorporado este ciclo en el motor del Prius, su famoso coche híbrido. Además de que está buscando la manera de ofrecer coches aún más ecológicos implementando recirculación de gases.

Deja un comentario