Los automóviles eléctricos cada vez son más fuertes en todos los segmentos que hay. Nürburgring es el circuito más peligroso en el mundo. ¿Cómo se relaciona esto? La respuesta la encontrarás aquí. ¿Qué pasaría si leyeras que el récord de vuelta de un vehículo de producción en el infierno verde actualmente lo ostenta uno eléctrico? ¿Y si supieras que es de origen chino? Comienza a creer, porque el NIO EP9 es real.

El nuevo híper auto eléctrico

El auto está desarrollado por una compañía emergente llamada NIO, y este es su primer modelo de producción. Su objetivo es desarrollar vehículos eléctricos totalmente autónomos. Y vaya que han dado el primer paso. El EP9 es un vehículo absolutamente eléctrico que arroja cifras estratosféricas. El diseño del automóvil es enteramente aerodinámico, y cuenta con un alerón trasero que ayuda para las fuerzas de frenado, en las curvas y para el despegue: es completamente activo. Según NIO, este alerón produce el doble de fuerza que se puede alcanzar en un Fórmula 1. Puede experimentar hasta 24,019 N de carga aerodinámica; en otras palabras, podría conducirse de cabeza. Este automóvil produce fuerzas G de hasta 2.59 G en curvas, con lo cual llega a darlas hasta a 230 km/h. En fuerzas de frenado, alcanza hasta 3.3 G.

NIO EP9 de aburrido no tiene nada

Las baterías que alimentan a este bólido pueden ser intercambiables; 8 minutos es el tiempo que tarda remover las anteriores y colocar las cargadas. El tiempo de carga es de aproximadamente 45 minutos. Lo interesante es que estas baterías producen 1 MW de potencia, que traducido a lenguaje automotriz, son 1,341 HP (caballos de fuerza). Cuenta con cuatro convertidores de energía eléctrica a energía mecánica, una por rueda, para transmitir 1,480 Nm de torque a 6,550 rpm. La velocidad tope es de 313 km/h, pero con la ventaja de las curvas que puede dar, no necesita más para ganar a cualquier otro auto.

Materiales de primera calidad

El chasis de este vehículo está compuesto por fibra de carbono, lo que le otorga un peso final de sólo 165 kg. Los discos de freno son de carbono cerámico, que pueden llegar a resistir el doble de torque que un auto de GT3. Los neumáticos por supuesto son especiales, para poder soportar el torque generado por los motores eléctricos. El interior en su mayoría es fibra de carbono, y cuenta con un display para el piloto y copiloto que mide, entre otras cosas, el ritmo cardiaco de los pasajeros por medio de un accesorio previamente usado por los ocupantes.

Display del NIO EP9
Display al frente con el ritmo cardiaco indicado.

Por si no fuera suficiente…

Los números que arroja el EP9 son simplemente extraordinarios. Y una última funcionalidad de este es que se puede manejar solo. Memoriza el trazado de la pista y puede batir sus tiempos él solo. Habrá que ver cuál será su precio de salida en caso de ser comercial; ¡y probarlo para quitar estigmas de los autos eléctricos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor