Después de ser salvada por inversionistas de Hong Kong, Apollo lanzó uno de los autos más atrevidos de toda la historia, tanto en diseño como en prestaciones: el Intensa Emozione. Se coloca como el auto comercial con mayor número de revoluciones por minuto y probablemente el más ruidoso en el mundo.

¿Qué lo alimenta?

Vista lateral del Apollo IE.
Cortesía: Apollo.

Un motor. ¡Vaya que gran noticia! Pero no es cualquier motor. Con el Apollo IE, estamos regresando a lo tradicional. No hay asistencias de propulsión eléctricas, no hay turbo ni súper cargadores. Los más de 1,000 caballos de fuerza son producidos por un motor de combustión interna naturalmente aspirado de 12 cilindros. Este motor nos hace recordar a la era dorada de la Fórmula 1 en los finales de los 80 y principios de los 90. Donde, Ayrton Senna y Alain Prost peleaban por los campeonatos de la época.

Lo mejor será que tapen sus oídos si tienen la fortuna de ver a uno de estos en la calle. El sonido que saldrá el escape será extremadamente fuerte y agudo. Cabe destacar que la punta del escape, solo la punta, vale lo que un BMW M4 recién salido de agencia. ¿Porqué tan caro? Está hecho puramente de titanio y está impreso en 3D. Sus formas, nada sencillas, son tan irregulares que hacen del diseño un deleite.

Vista trasera del Apollo IE.
Cortesía: Apollo

Tal y como un F1.

Tras tantas pruebas de rendimiento del poderoso V12, se ha determinado el rango de revoluciones por minuto que producirá el Apollo IE. Va desde las 2,000 rpm hasta las 11,000 rpm. Tan sólo al encenderlo estará produciendo bastante ruido… Como comparación, un auto convencional tiene un rango que va de las 1,000 rpm hasta las 6,000 o 7,000 rpm. Así que este bello auto no sólo tiene la esencia de la Fórmula 1 que tanto extrañamos, también nos hará sentir como si estuviéramos viendo un GP de aquella época.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor