Tras una década exitosa de Ferrari, con sus modelos “básicos”, empezando por el 458 Italia y seguido por el 488 GTB, estos están a punto de terminar su vida. Ahora es el turno de una nueva generación. Con una diferente nomenclatura, les presentamos al sucesor que culmina a estos 10 años de avances tecnológicos de la firma italiana: El F8 Tributo.

Simplemente el mejor

Ferrari F8 Tributo

¿Porqué es tan importante este modelo? En primera por su mecánica. El motor que alimenta a esta bestia, ha sido galardonado como el mejor motor V8 en 2016, 2017 y 2018.


Siendo el más potente Ferrari jamás creado, con 720 caballos para ser exactos. Por si fuera poco, es el motor que más poder por litro genera con 185 HP/L. Con respecto al 488 GTB, tiene 50 caballos más y pesa 40 kg menos que el mismo. Estas son algunas cifras generales que expresan la superioridad del F8 Tributo.

Por otro lado, se han mejorado muchas cosas físicas, e incluso las que no podemos presenciar. Algo que es evidente, es la aerodinámica, la cual, ha sido traída prácticamente del 488 Pista, el modelo más rápido de la gama 488. Donde la armonía del viento con el carro fue traída prácticamente desde otro planeta. Así mismo, Ferrari presume que el F8 Tributo tiene un incremento realmente notorio en el control y respuesta del auto, en todo momento.

Ferrari F8 Tributo
Vista trasera del F8 Tributo. Cortesía: Ferrari.

¡Háblame más del motor!

Tenemos incorporado un V8 bi-turbo que, como ya se mencionó antes, produce 720 HP a las altísimas 8,000 RPM y 770 Nm de torque a 3,250 RPM. Estos números le otorgan una aceleración de 0-100 km/h en 2.9 segundos y a 200 km/h en 7.8 segundos. Estos números ya son lo que eran hace 10 años dueños los super deportivos más exóticos. El F8 Tributo no solo está dejando marca en estilo, si no también en la mecánica automotriz. Esta rompiendo una brecha en relación costo/beneficio, deportivamente hablando. Esperemos que las demás marcas igualen o superen estos números ya que, nosotros estamos ansiosos por verlos a todos.

Deja un comentario