Con motivo del 50 aniversario de la presencia de la casa de Maranello en Japón, Ferrari decidió hacer un modelo conmemorativo muy peculiar. En primer lugar, su nombre J50 claramente se asocia con la primer letra del nombre del país (Japón) y el medio siglo de colaboración (50). Un nombre con un buen significado y acorde al auto.

Diseño atrevido.

Aunque parezca muy futurista, es un modelo que ha sido premiado y aclamado por la prensa. Es ganador del premio Red Dot Best of the Best en la categoría Product Design, que es el reconocimiento por la máxima innovación estilista en el mundo automotriz. Está basado en el 488 Spider, del cual se puede apreciar la esencia muy ligeramente. De esta edición conmemorativa y especial, solo se harán 10 ejemplares, los cuales ya están vendidos con un valor que ronda los 2 millones de euros. Un precio adecuado para la importancia y escasez de este bello bólido.

“Un diseño que muestra un equilibrio impresionante de fuerza y elegancia.”  -Flavio Manzoni, director de diseño del J50

Ferrari J50.
Cortesía Ferrari

Mecánica 488 Spider.

Cuando dijimos que apenas se notaba la esencia del 488 Spider nos referíamos a lo estético. Porque mecánicamente el J50 tiene los mismos componentes que el 488. Su corazón V8 bi-turbo de 3.9 Litros capaz de producir 690 caballos, llevados directamente al eje trasero. Si el 488 ya era muy divertido y agresivo de manejar en las pistas debido a su tipo de tracción, con este modelo casi único el dueño puede sentir que está en un verdadero auto de carreras.

El interior del vehículo de igual forma es casi como el del 488: mismo tipo de selección de marcha, mismo volante e incluso tiene las mismas tomas de aire. Lo único que cambia es ese exquisito nombre en el tablero “J50”. Un lujo que todos soñamos con tener.

Interior del J50.
Cortesía Ferrari.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor