Con el regreso del mítico Ford GT, mismo con el que la firma de Detroit destruyó a Ferrari en el World Endurance Championship (WEC) en 2017 y en los años 60, varios dueños de la versión de calle le han dado un toque de personalización tan fuera de lo común, que han marcado tendencia. Ya vimos el caso del Mystichrome, que hereda la pintura del Shelby GT500 de los 90, por la que se pagaron 100 mil dólares. Ahora, casi triplicando este precio, llega el efecto Naked Carbon. No es una pintura como tal, pero es algo impresionante.

Reducción de peso

Con este acabado tan especial, no solo le da una exclusividad magnánima, sino que también, debido a que no se pinta la fibra de carbono, este peso es eliminado por completo en el auto. No es la primera vez que vemos a un auto hecho puramente de fibra de carbono sin pintura. El año pasado, Koenigsegg presentó el acabado KNC o Koenigsegg Naked Carbon, en el cual se aplicó el mismo concepto de la fibra de carbono sin pintura.

Esta tecnología representó una reducción de 20 kilos en el peso total del Regera, notable si es que se busca exprimir al máximo el rendimiento del vehículo. Tomando esto como referencia y que el Regera y el GT, tienen casi la misma superficie, podemos especular que también se le ha reducido un 20 kilos aproximadamente. Así mismo, este lujo no fue nada barato, ya que el dueño de esta unidad pagó nada más que 250 mil dólares más al precio base de 500 mil dólares del GT. Esto es un 50% más por el simple hecho de tener el efecto de naked carbon, un lujo que pocos pueden llegan a tener.

Aunque este auto “no tenga color” el estilo que le ha entregado esta característica lo hace único. Esperemos que este acabado haya entrado en el nivel 5 de Ford, mismo del que hablamos en el Mystichrome, de lo contrario, tras esta presentación será muy probable que futuros dueños cambien de opinión en la selección de colores que tenían y la cambien a este Batimóvil de Detroit.

¿Cómo se le da forma a la fibra de carbono?

Para hacer un auto de fibra de carbono, tal y como en la fotografía de hace 15 años, se necesitan negativos. Pero, no de papel, claramente. Se crean moldes, principalmente de resina, con la forma negativa de la que se desea crear. Esto para cubrirlo en el interior con la fibra de carbono aún blanda. Este paso es crucial, pues depende de qué tantas fuerzas deba soportar la pieza son las capas de fibra de carbono que se le van a implementar. Pasando esto, se le aplica otro tipo de resina líquida para que esta ayude a endurecer la fibra antes del paso final. Este consiste en meterlo a una cámara de vacío por un determinado tiempo para que la fibra se torne rígida, resistente y extremadamente ligera. Finalmente, este se saca de la cámara de vacío y ¡Voilá! Se tiene una pieza de fibra de carbono.

Les dejamos la siguiente galería con el hermoso efecto de este Ford GT Naked Carbon para su nuevo fondo de pantalla.

Deja un comentario