Un Gran Premio de alta intensidad de principio a fin. Rompiendo la racha del piloto local -Hamilton- Sebastian Vettel se llevó la carrera gracias a un manejo perfecto. Lewis Hamilton se tuvo que conformar con el segundo puesto pero que sabe a gloria ya que tuvo que un incidente lo mando hasta atrás de la grilla. Un Kimi Raikkonen agresivo le permitió tomar el tercer puesto para dejar a Ferrari como núm. 1 en el campeonato de constructores.

Adrenalina a tope toda la carrera.

Cortesía: Fórmula 1
Largada del Gran Premio de Gran Bretaña.
Cortesía: Fórmula 1

Antes de comenzar el Gran Premio, Lewis tenía todas las de ganar. Saliendo desde la pole y en casa sería difícil doblar al británico. Sin embargo, al apagarse el semáforo de inicio una mala arrancada de Lewis le salió caro. Vettel comenzó perfectamente y pudo ponerse en la primera posición antes de la primera curva. Hamilton cayo hasta el tercer puesto después de su compañero de equipo. Pero ahí no terminó el drama. Poco después, Hamilton se defendía de Kimi pero el finlandés arriesgó de más e impactó la rueda trasera derecha de Hamilton. Ambos perdieron posiciones pero pudieron continuar la carrera sin daño alguno. El más perjudicado fue Hamilton ya que cayo hasta el último puesto. Raikkonen fue penalizado con 10 segundos y 2 puntos menos en su súper licencia.

De ahí comenzó una larga remontada para Hamilton, quien para 19 vueltas después ya estaba en quinto. Desde este punto las emociones comenzaron a incrementarse. Marcus Ericsson intentando sobrepasar a Checo Pérez dejó el DRS abierto sobre la curva 1 pero perdió el control de su monoplaza y se impactó fuertemente en las barreras. Debido a esto, Control de Carrera llamó al Safety Car. A lo cual, muchos equipos optaron por parar para tener neumáticos frescos para el resto de la carrera. Mercedes optó por no hacer eso y mantuvo a sus dos pilotos en pista. Las Ferraris y los Red Bulls si entraron. De esta manera, Valtteri tomó el liderato.

Más y más emoción.

Gran Premio de Gran Bretaña.
Cortesía: Fórmula 1

Tres vueltas después de que salió el auto de seguridad, un choque entre Carlos Sainz y Romain Grosjean obligó a nuevamente sacar el Safety Car. Esto le dio un respiro a los de Mercedes quienes tenían desventaja ya que ambas Ferraris montaban llantas suaves y ellos duras. Una vez terminado el segundo auto de de seguridad se vivieron unas vueltas de nerviosismo extremo. Los fans de Ferrari y Mercedes se mordían las uñas por el nivel de competencia que se dio en el último tramo de la carrera. Vettel con un mejor ritmo, presionó a Bottas, quien se defendió de manera excelsa. Fue hasta que el finlandés se quedará sin gomas que Sebastian pudo superarlo. Verstappen también dio una cátedra de manejo defensivo, ya que contuvo la agresividad de Kimi. Desafortunadamente, Max tuvo una complicación en su caja lo que lo dejo fuera de la carrera.

Por último, un Valtteri malherido dejó pasar a Lewis. No obstante, tampoco pudo mantener el tercer puesto ya que Kimi se lanzó sobre él. El mexicano Checo Pérez después de una carrera de mucho sufrimiento pudo alcanzar la décima posición. Pero, un incidente con Gasly lo dejó fuera de los puntos, hasta el lugar número 12.

Así terminan tres semanas de Fórmula 1 seguidas. En dos semanas se viene el Gran Premio de casa para Vettel, el de Alemania. Quédate pendiente de First Drive para no perderte nada del mundo de la Fórmula 1.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor