El piloto británico liga dos podios en el inicio de la temporada 2019 gracias a problemas mecánicos en el auto de Charles Leclerc de Ferrari. Valtteri Bottas también aprovecho la herida de la Ferrari para subir al segundo puesto. Al final, la suerte le sonrió un poco a Leclerc ya que un Safety Car evitó que siguiera perdiendo posiciones.

Largada

El comienzo de este Gran Premio de Baréin fue dramático pero extremadamente limpio. El poleman Charles Leclerc tuvo una pésima arrancada y pasó hasta la tercera posición al paso de 5 curvas. Vettel encontró mejor agarre y tomó la punta seguido de Hamilton y Bottas. Por arte de magia para la segunda vuelta, Leclerc reencontró el ritmo y superó a Valtteri Bottas. Para la vuelta 5 ya había recuperado las posiciones que perdió, inclusive la de Vettel.

Así se mantuvieron las cosas hasta la vuelta 37 donde ambos equipos punteros, Ferrari y Mercedes, ya habían hecho su primera parada en pits. Para Hamilton, el segundo stint fue de pesadilla, simplemente los neumáticos más suaves no le dieron la ventaja que pensaban. Por este problema, el box de Mercedes decidió llamarlo antes y aplicarle un undercut a Vettel. Ferrari reaccionó rápidamente y llamó a su piloto alemán para protegerse del británico. Vettel salió de pits apenas por delante de su archirrival y comenzaron las hostilidades entre ambos. Hamilton tenía la ventaja del DRS, sin embargo Vettel se defendió de manera magistral.

Fue hasta un error en la curva cuatro del piloto de Ferrari que le hizo dar un trompo y así perder contra Hamilton. Los fantasmas de 2018 seguramente resurgieron en la mente de Sebastian. Por si fuera poco, el daño en sus llantas por el trompo provocaron grandes vibraciones que terminaron rompiendo su alerón delantero. Vettel tuvo que entrar a pits nuevamente. Al final, pudo recuperar varias posiciones pero no llegó a más de quinto.

GP Baréin 2019
Vettel llegando a pits sin su alerón delantero. Cortesía: Fórmula 1

La injusticia en el deporte

Así, Leclerc se encontraba con una cómoda ventaja y todo perfilaba a que obtendría su primera victoria en la Fórmula 1. Sin embargo, en la vuelta 46 de 57 su ingeniero le informó que habían detectado un problema en la unidad MGU-H. Este problemas le quitaba un gran pedazo de potencia, sobre todo en las rectas. Leclerc mantuvo el avance de su SF90 malherida y dos vueltas después no pudo contener a Hamilton. A pesar de que Bottas se encontraba a más de 25 segundos de distancia del monegasco a la hora en que Hamilton lo superó, el finlandés también aprovechó esto para llevarse el segundo puesto.

Leclerc seguía perdiendo ventaja y Verstappen no estaba muy lejos, parecía que sería un desastre para Ferrari. No obstante, un rayo de esperanza le dió un respiro a Charles. Los dos autos Renault de Hulkenberg y Ricciardo súbitamente perdieron potencia y abandonaron sus autos en la misma curva. Esto, provocó que Control de Carrera llamará al Safety Car a tres vueltas de terminar la carrera. De esta forma, las posiciones se congelaron y le permitieron llegar a Leclerc a la meta en el tercer puesto. Un pequeño dulce a tan amargo trago.

GP Baréin 2019

Deja un comentario