A través de su cuenta de instagram, Koenigsegg nos informa que la producción del Agera. El auto que destituyó al Bugatti Veyron en velocidad máxima y al Chiron en el 0-400-0. En pocas palabras, el némesis para Bugatti ha llegado a su fin. Pero lo ha hecho con un estilo inigualable. Koenigsegg ha nombrado a las últimas dos unidades Thor y Vader.

Thor

A simple vista puede parecer un Agera RS normal, mismos alerones, difusores, líneas, etc. Pero hay un gran elemento que pasa muy desapercibido desde la vista frontal. Es el primer Koenigsegg en tener una aleta de tiburón como elemento de carga aerodinámica. Un aditamento que no solo lo hace aún más especial, sino que será mucho más estable el momento de correrlo, mejorando aún más los tiempos en las pistas.

Aún no se confirma, pero es muy probable que la mecánica del auto sea igual al del Agera RS. Es decir, un motor V8 bi-turbo de cinco litros que produce 1,360 caballos. Al no tener mayor cambio, con excepción de la aleta de tiburón, deberá tener las mismas prestaciones que el Agera RS en cuanto a velocidad máxima, aceleración y distancia de frenado.

Vista trasera del Koenigsegg Thor. Cortesía: Koenigsegg

Vader

El dueño de Vader no quiso que tuviera una aleta trasera de tiburón, pero sí pidió que se pintara como el Koenigsegg Trevita, del cual es dueño Floyd “Money” Mayweather.Lo que hace tan especial a esta pintura es su acabado, que aparte de estar hecho 100% de fibra de carbono, cuando le da el sol, brilla de manera como si estuviera cubierta de puros diamantes. Un efecto excéntrico pero que va de la mano con el tipo de auto y su significado. Por otro lado, en su interior no veremos modificaciones mayores, solo el recubrimiento de tapicería con el nombre de “Vader” y “Thor” en los respectivos autos.

Interior del Koenigsegg Vader. Cortesía: Koenigsegg

Este es un gran cambio para la joven marca sueca, con el fin su auto de mayor impacto ahora podrán enfocarse en su sucesor, el Koenigsegg Regera. Que por cierto, no cuenta con transmisión.

Deja un comentario