Infinti está teniendo mucha iniciativa con sus nuevos proyectos. En este caso, ha modificado un Coupé Q60, con tecnología importada directamente de la máxima categoría, la Fórmula 1. Donde su desempeño ha dado mucho de qué hablar…

Poder combinado

Mencionamos tecnología traída de la Fórmula 1. Pero, ¿Porqué? Infiniti ha puesto en este bólido un sistema de recuperación energía kinética. Esta energía es almacenada en baterías y da un gran boost al motor turbo, en este caso, 120kW. Aparte de darle más potencia al motor, alivia el turbo lag presente, otorgando una mejor respuesta al motor. Que, por cierto, es un V6 twin-turbo de 3.0L. El cual tiene una potencia combinada (mecánica y eléctrica) de 563Hp. Bastante poder para semejante máquina. Con estas prestaciones, es capaz de acelerar de 0-100Km/h en menos de 4.0 segundos. Un corto tiempo a pesar de su gran peso, al rededor de 1700Kg. Habrá que ver cómo se comporta en las pistas, para dar un veredicto final.

Interior de carreras

En el interior se encuentran asientos edición especial. Con una combinación de colores de carreras, negro-amarillo. Que hacer referencia directa a los colores del equipo de Fórmula1. Por otro lado, sus asientos son atrevidos, algo que rara vez podemos ver en Infiniti. Ya que, esta marca está enfocada principalmente en comodidad y lujo. Esto es algo que nos apantalla y nos hace pensar en si realmente están haciendo lo que piensan. Pero, no han descuidado en lo absoluto la comodidad ni la elegancia que caracteriza a la marca. Lo único que han hecho diferente, es darle un toque más agresivo al vehículo.

Interior del Project Black S.
Cortesía Infiniti.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor