A lo largo del siglo XX, los británicos han impuesto tendencias mundiales de todo tipo. En la música, con exitosas bandas como de The Beatles y The Rolling Stones. En la industria automotriz, nos enseñan la elegancia que pueden llegar a tener con marcas como Bentley y Aston Martin. Pero Jaguar ha demostrado tener estos valores característicos mas la pasión y competitividad de las carreras que ha logrado a través de su historia. Uno de los más icónicos autos de la marca es el D-Type.

El cual, ha alcanzado el récord del auto inglés más caro en la historia, con un valor de 13 millones de dólares.

Diseño

La carrocería del bi-plaza era muy avanzada para su época. Está compuesto por un monocasco de aluminio. Con esto, lograba reducir el drag producido por el viento de manera impresionante, mejorando así la aceleración y velocidad máxima. El tanque combustible se encontraba en la parte trasera para mejorar la distribución de peso. En lugar de tener un tanque convencional, tenía uno deformable de tipo aviación. Su distintiva aleta de tiburón ubicada en la parte trasera, hacía al auto más estable. Esta tecnología fue tan innovadora, que, hasta hoy en día es utilizada actualmente por los autos Fórmula 1.

Especificaciones e historia

La sinfonía que produce este auto es generada por un motor aspirado de 6 cilindros en línea de 3.4L, que generan 250 HP. La potencia es transmitida al eje trasero por una caja de cambios manual de 4 velocidades. Es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 261 km/h. Su aceleración se consideraba excelente para la época, su poco caballaje era compensado por su poco peso, 864kg. Paraba el reloj en 4.7 segundos de 0 a 100km/h.

Motor del D-Type.

El D-Type corrió por primera vez en las 24 horas de Le Mans en 1954. Los fabricantes tenían altas expectativas de su nuevo bólido. Pero este, no pudo completar la carrera debido a una falla en los filtros de combustible. Su mal comienzo cambió a partir del siguiente año, donde reinó la prueba por 3 años consecutivos, 1955, 1956 y 1957. En 1956, terminó la carrera con una velocidad promedio de 165 km/h, llegando a su velocidad tope en la famosa recta de Mulsanne. En 1958 fue sucedido por el mítico Jaguar E-Type, considerado como el auto más bello en la historia por Enzo Ferrari.

Específicamente el chasis que se ha mostrado en las imágenes, tiene el código XKD501, que fue el primero de 18 unidades en salir de a fábrica. Este fue destinado a la escudería Ecurie Ecosse, de origen escocés. De ahí el origen de la bandera nacional expuesta en su costado. Este chasis solamente ha cambiado de dueño en 2 ocaciones. Siendo restaurado por especialistas de Jaguar. Actualmente se encuentra en perfectas condiciones.

D-Type corriendo en las 24 horas de Le Mans de 1956.

Deja un comentario