Si eres un amante de los autos y sobretodo del tuning, es indispensable que sepas qué es el Japanese Domestic Market o JDM como popularmente se conoce. Dónde y cuándo empezó, pero sobretodo, los autos y la cultura que lo involucran.

Como un Fórmula 1.

Todo tiene origen en los a principios de los años 80, cuando la asociación japonesa de automovilismo, restringió a las constructoras a que sus autos produjeran un máximo de 280 HP, para que estos fueran más seguros para su población. Pero a muchas constructoras como Nissan, no les importó este reglamento. Justificaban que su auto no sobrepasaba los 280 HP, pero el Skyline GT-R R32 producía casi 320 caballos.

Mazda, Mitsubishi, Toyota, Nissan, Honda, Subaru, entre otras, empezaron a mejorar sus modelos más rápidos tratando de no romper el reglamento. Sus autos llevaron a lo que fue una generación que se extendió por todo el mundo. Jóvenes y entusiastas por el deporte motor empezaron a comprar y a importar Supras, Skylines, RX-7, Evos por lo fácil de modificar y rápidos que son. Con un presupuesto no tan alto, era muy fácil que un auto de estos pudiera alcanzar los 800 caballos de fuerza. Equiparando la potencia de autos Fórmula 1 de la época.

RX-7 Veilside de Rápido y Furioso.

Más que una pasión, un estilo de vida.

Absolutamente todos estos autos, aunque fueran de diferentes fabricantes, tenían la misma esencia. Al tener mucha potencia y altas velocidades, el drift, que se basa en el deslizamiento del vehículo en el asfalto, comenzó a popularizarse. Dando origen a clubs uniendo a personas que sentían esa pasión por un simple medio de transporte. Dentro de tantas reuniones hubo una que sobresalió por mucho: el Midnight Club de Tokyo. Que se extendía por una de las carreteras más rápidas de la ciudad. Entre Tokyo y Yokohama se encuentra la Bayshore Route y se corría en el Shuto Expressway. Donde los autos alcanzaban velocidades superiores a los 300 km/h. Como requisito mínimo para ser parte de este club, tu auto debía mantener esta velocidad al menos por 17 minutos. Como referencia, un auto de la época como el Lamborghini Diablo, mantenía los 300Km/h por solo 8 minutos antes de sobrecalentarse. Los autos JDM con modificaciones caseras superaban por mucho esta marca.

Motor 2JZ del Supra Mark IV.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor