Nuestros amigos de KIA nos han prestado muchos de sus modelos y la mayoría nos ha dejado muy satisfechos. ¿Recuerdan que ya tuvimos al Forte GT Hatchback? Esta vez probaremos su versión alargada, el KIA GT Sedán 2020.

Vamos a conocerlo

En cuanto a su apariencia, podemos decir que es uno de los mejores diseños del segmento, con su parrilla en piano black y detalles “GT” por todos lados. Esto nos deja ver que no estamos manejando cualquier auto. En cuanto a iluminación tenemos tecnología LED automática. La parte donde brilla y se ve la diferencia con las otras versiones es la parte trasera. Incorpora un difusor trasero y doble salida de escape que tiene un sonido bastante agresivo y deportivo. En cuanto a los laterales tenemos espejos retrovisores automáticos y unos pequeños faldones en color piano black que van con todo el look furioso con el que viene este deportivo citadino.

En su interior, debido a que es un KIA, tenemos tecnología por todas partes. El clúster de instrumentos es una mezcla de análogo con electrónico. Esto por su pequeña pantalla central que nos da información del viaje y consumo. En la parte central tenemos aire acondicionado de doble zona, una pantalla táctil de 8″ bien posicionada con conectividad Apple CarPlay y Android Auto. Más abajo, tenemos algunas entradas USB y de carga junto con la novedad de un cargador inalámbrico para celular. Como dijimos, es un KIA, no nos hará falta tecnología. En cuanto a acabados tenemos materiales de buena calidad y detalles en piel junto con unas costuras rojas que lo hacen ver bastante bien.

Motorización: Lo mejor de este sedán

Ahora hablemos de la mejor parte de este vehículo, la parte mecánica. Debajo del cofre encontraremos, nada más y nada menos, que un motor de 1.6 litros turbocargado GDI con 201 HP de fuerza y 198 lb/pie de torque. El cual, después de haberlo probado tiene una excelente respuesta a bajas y altas revoluciones. Este motor esta acompañado por una de las mejores cajas de doble embrague del mercado, hablamos de la DCT de 7 relaciones. Su relación de engranaje y la forma en la que funciona el doble clutch es excelente y más cuando activas el modo Sport. Ahora, a bajas revoluciones la caja es bastante buena. Casi no sientes los cambios y es excelente si buscas un manejo un poco más cómodo.

KIA Forte GT Sedán

Hablando un poco más de comodidad, tenemos una dirección electrónica un poco rígida. Esto se debe a que este vehículo esta enfocado a la deportividad y nos da una mejor estabilidad a altas velocidades. La suspensión es otro de sus puntos buenos. En la parte frontal tenemos una suspensión de tipo McPherson. Mientras que en la parte trasera tenemos una suspensión tipo Multilink, la cual esta orientada a un manejo más estable y en ciertos casos cómodo. Pasando a la parte del consumo, como es costumbre de KIA, no nos quedaron mal. De esta manera, tuvimos un consumo combinado de 15 km/L, el cual es bastante bueno para el motor con el que viene y el enfoque que tiene este auto.

En seguridad, KIA tampoco nos decepciona, ya que tenemos una “burbuja” de seguridad. En los espejos laterales tenemos sensores de punto ciego junto con una alarma de punto ciego. Contamos con 6 bolsas de aire en todo el auto y un gran número de asistencias. Entre los cuales brillan el asistente en pendientes, ABS (4 frenos de disco ventilados) y el control de estabilidad. Para poder estacionar este sedán, contamos con sensores de estacionamiento y una cámara de reversa con una excelente calidad.

En general, después de haberlo probado, podemos decir que es uno de los mejores autos de este segmento que hemos tenido. En cuanto a manejo, el mejor modo es el Sport, donde podrás divertirte un rato en la carretera o en la pista con su excelente tracción, caja y estabilidad. El precio en el que se vende en nuestro país es de $453,900 MXN, bastante justo para lo que nos ofrece la marca. Si quieres ver la prueba de manejo que le realizamos a este gran sedán deportivo, te invitamos a darte una vuelta por nuestro canal de Youtube.

KIA FORTE GT SEDÁN - El mas divertido de la categoría...

Deja un comentario