Como lo pudieron ve en el título, el nombre de este auto es Soul que tiene varios significados al rededor del mundo. Muchos piensan que el nombre hace alusión a la traducción en inglés de “alma“, cuando la idea principal del nombre de esta SUV fue por el genero musical estadounidense “Soul”. A pesar del dato curioso, esta vez tuvimos la oportunidad de probar este SUV de la marca coreana y poder observar todos sus puntos buenos y malos.

Cortesía: Kia

Para muchos, esta KIA Soul 2019 se nos ha hecho un auto “feo” aunque el rediseño que se le hizo a esta generación nos muestra lo que Kia puede hacer para seguir siendo líder en el segmento de las SUV’s. Aunque la propia marca la denomina como un Crossover. Sorprendentemente encontramos más puntos “buenos” que “malos”.

Cortesía: Kia

Mecánica…

El alma de este coche no nos decepcionó y más para el lugar donde lo probamos, ya que no fue en ningún pueblito, hablamos de la CDMX. Tenemos un motor de cuatro cilindros 2.0 Litros con ciclo Atkinson. El cual, nos dio un consumo aproximado de 13.5 km/L, esto sin hacer arrancones o intentando presumir nuestro “Stinger gordito”. En este caso, probamos la versión manual que tenía 6 velocidades y no se nos hizo una caja mala como de otras marcas… (cof… cof… BAIC) La suspensión es bastante suave y más para la ciudad y las calles perfectamente pavimentadas de la CDMX.

Cortesía: Kia

Diseño

En el interior, para la versión que probamos, no encontramos muchos problemas o cosas que no deberían estar. Un punto a favor, pensando que es la versión de entrada, fue la incorporación de Android Auto y Apple CarPlay, así como un sistema de audio bastante bueno. El clúster de instrumentos es análogo combinado con una pequeña pantalla que nos da algunos datos del viaje, así como el consumo de gasolina al momento. El espacio interior es bastante bueno, donde apretados pueden llegar a caber 6 personas. Los acabados, para la categoría son bastante buenos, pero un punto que nos faltó fue en la parte del quemacocos, aunque debido al diseño exterior se tuvo que quitar.

Cortesía:Kia

En cuanto al exterior no tenemos grandes cambios con la generación pasada, como lo mencionamos previamente. Hubo un rediseño en la parte frontal, pero en general sigue siendo la misma SUV “cúbica” que lleva años en el mercado. El precio de entrada es de $287,000 aproximadamente, el cual es un precio bastante razonable para todo lo que nos ofrecen nuestros amigos coreanos. Si quieres ver nuestra prueba de manejo y datos más técnicos, puedes darte una vuelta por nuestro canal de YouTube.

Deja un comentario