Cuando me dijeron que me mandarían una hidrolavadora, lo primero que pensé fue: “me mandarán un gran empaque”. Sin embargo, recibí una caja compacta de no más de 60 cm de altura, ¡no lo podía creer: la Hidrolavadora HL-270 V de Koblenz, de un tamaño que puedes llevar fácilmente a todos lados! Koblenz se ha anotado un buen punto con este accesorio que todos deberíamos tener.

Primeras impresiones.

Todo mundo conoce la marca por tener a la famosa devoradora. Al igual que la devoradora, esta hidrolavadora es un accesorio que muchos usuarios van a buscar.

Empezando porque, desde que abrimos la caja, todo viene perfectamente acomodado en bolsas divididas para que no te compliques la existencia buscando lo que necesitas. Viene un instructivo que te hace la vida más fácil, aunque sinceramente, yo que soy desesperado, no lo usé, cosa que es un punto más a favor de Koblenz. Existen muchos usuarios como yo: quieren ensamblar su hidrolavadora al momento y a su manera. Al momento de montar la manguera y la pistola a la hidrolavadora no encontré ningún problema. La manguera entra sin problemas y no necesitas de trucos, cintas o rompecabezas que encuentras en otros productos. Traducir el instructivo acaba con tu paciencia pues lo que más urge es tener tu hidrolavadora armada y lista para lanzar el primer chorro de agua.

La hidrolavadora cuenta además con un depósito para jabón. Aquí no nos andamos con cuentos. Jabón para empezar a lavar el vehículo y posteriormente el agua. De entrada, el ahorro en consumo de agua es impresionante pero puedes regular la presión con la que saldrá el agua, una maravilla más para quienes el ahorro de agua es importante. Koblenz se anota otro tanto en el diseño de este producto.

De forma adicional, les comento que la hidrolavadora funciona con electricidad. Hay algunas que necesitan gasolina, o al menos las que yo he usado. Pero esta no. La enchufas y está lista para ser usada.

Nuestro veredicto.

Sinceramente pienso que en relación del tamaño con la utilidad del producto, puedo decir que es muy bueno. Como les dije, podríamos llevarla con nosotros a todos lados. Se necesita una conexión de agua pero con llenar una cubeta y meter la manguera de la hidrolavadora es más que suficiente. Actualmente muchos autos cuentan con conexiones de casa integradas, así que tienes todo a la mano.

Amigos: les recomiendo que prueben esta hidrolavadora que, creo yo, está pensada en nuestras necesidades. Usar una hidrolavadora grande y complicada desde el armado dificulta las facilidades que esperamos en el empleo de estos aparatos.  Las Hidrolavadoras HL-270 V de Koblenz cumplen con todo lo que uno necesita. Podemos ser exigentes y buscarle peros, pero yo no encontré ninguno. Además, como punto adicional, viene con rueditas. ¡Esta vez, Koblenz gana por knock out!

Koblenz
Cortesía: Koblenz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor