Muchos ávidos motoristas amantes de los circuitos siempre tienen su motocicleta de cabecera. Por lo general tiende a ser una motocicleta de cilindrada mediana que pueda usarse para el diario tanto en ciudad como en carretera. Ejemplos de esto son la Yamaha R6 o la Honda CBR600. Estas, conservan buenas prestaciones a la vez que el peso es bastante equilibrado.

Pero, el reciente cambio de enfoques del mercado de las motocicletas hacia las cilindradas pequeñas. Esto derivado del exponencial crecimiento de las urbes y, inclusive, por el gusto de rodar en una motocicleta que sea muy ágil y compacta. De esta manera,el mercado ha motivado (o forzado en el peor de los casos) a muchas armadoras a fabricar motocicletas de baja cilindrada que a la vez no sean el modelo de entrada de la marca. Tal es el caso de la emblemática Harley-Davidson, ¿quién iba a imaginar que la marca del rugido patentado desarrollaría una motocicleta de baja cilindrada? Así  fue que se concibió la línea Street en sus variantes 750 cc y 500 cc. Aunque claro está, (para los fabricantes de motores grandes) al disminuir la cilindrada, se ven notablemente afectadas las prestaciones que le distinguen, pero eso afortunadamente no sucede con KTM.

Buenas prestaciones con motores compactos, plausible; aún mejores prestaciones conservando la cilindrada, admirable.

No es secreto que el distinguido fabricante austriaco de motocicletas es famoso por sus motocicletas de motores compactos con diseños atractivos tanto en naked como en superdeportivas. Pero esta vez KTM se volvió a lucir. Revitalizó a la hermana mayor de su línea de motocicletas de competición de pequeña cilindrada. Nos referimos por supuesto a la KTM RC 390. La motocicleta predilecta de KTM que mezcla deportividad, estética y destreza en un ligero chasis. Generando así la RC 390 R, dotada de los componentes necesarios para que se convierta en una digna integrante R de la línea más radical de la marca. No obstante, con una producción limitada de solo 500 unidades.

Pilotando en circuito una KTM RC 390, Cortesía: Total Motorcycle

Por dentro.

Inspirada en la nueva categoría de competición Supersport 300, la RC 390 R dota de un sistema de suspensión WP totalmente ajustables para ambos ejes. Esto le da mayor adaptabilidad para los circuitos. Incorpora un sistema de frenos ABS firmados por Brembo. Compuesto por discos de frenos delanteros y traseros, así como manijas del mismo freno y embrague articuladas que permiten mayor control para los dedos. Además, funcionan como soportes en caso de caída.

En cuanto a la parte mecánica, mantiene los mismos 44 caballos de potencia. Pero por la configuración de competición, ahora es capaz de entregar esa potencia en un rango más amplio del tacómetro. De tal forma que, el acceso a esa potencia esté disponible la mayor parte del tiempo. Eso sí, el confort en cuanto a posición de manejo no es lo suyo. Ya que adopta una posición de pilotaje más deportiva. Una motocicleta totalmente pensada para los circuitos.

 

 

 

2018 KTM RC 390 R

 

La RC 390 R estará disponible a través de KTM Europa sobre pedido exclusivamente. Tiene un precio de €8,790. Lo que equivale a unos 203 mil pesos mexicanos. Esa será la cantidad a desembolsar si quieres ser uno de los 500 dueños de la pequeña devoradora de circuitos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor