El sucesor del Gallardo, el modelo más vendido de Lamborghini, tiene una evolución. En la cual, se han mejorado muchos aspectos, tanto estéticos como de rendimiento. Eso sí, con un estilo demasiado agresivo, algo muy típico de la firma italiana.

Al estilo SVJ.

Lamborghini Huracán Evo

Se ha estilizado el exterior, principalmente en las defensas, delantera y trasera. Aparte de ser más atractivo a la vista, se ha mejorado aerodinámicamente. Todo para obtener un mejor rendimiento en las pistas.

El elemento que más destaca es el difusor trasero, al cual, se le han añadido “rejillas” para que el efecto suelo sea aún más potente. Eso lo mantendrá bien pegado al piso.

Por otro lado, en su interior, se ha mejorado el centro de entretenimiento. Se ha equipado con una pantalla de 8.2 pulgadas con control facial para que el conductor se distraiga lo menos posible. Aparte de esto, las vestiduras se han cambiado a alcántara. Material muy elegante y a la vez muy deportivo. Además es mucho más ligero que la piel, característica que ayuda al rendimiento del Huracán.

Lamborghini Huracán Evo
Interior del Huracán Evo. Cortesía: Lamborghini.

Mecánica vectorial.

También se ha mejorado por mucho el rendimiento del auto. Añadiéndole elementos traídos directamente del Aventador SVJ. Uno de ellos es el sistema de tracción vectorial. Este se encarga de distribuir el torque necesario en cada vuelta, para que no derrape y pueda salir lo más rápido posible de las curvas. Así mismo, se ha implementado el sistema de dirección en las 4 ruedas, con el mismo objetivo del sistema de tracción vectorial. En tanto a potencia, se queda con el mismo motor V10 de 5.2 Litros, pero a éste se le han añadido 30 caballos más que el modelo anterior. Otorgándole una aceleración de 0-100 km/h de 2.9 segundos y una velocidad máxima de 325 km/h.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor