Lujo, comodidad y en especial deportividad. Estos son sinónimos de una marca italiana y no de cualquier marca, hablamos de Maserati. La marca con el icónico tridente que simboliza el tridente de Poseidon de la plaza mayor de Bolonia nos ha logrado sorprender con sus diseños únicos y llamativos a lo largo de los años. Tal y como el famoso Maserati Quattroporte. Esta vez no hablaremos de este deportivo italiano, nos enfocaremos en un integrante de esta familia más reciente, el Maserati Ghibli.

Vamos a conocerlo

A simple vista llama mucho la atención y en especial por esa parrilla con el inigualable tridente de la marca. La triple entrada de aire junto con los faros de LED adaptativos y las líneas deportivas nos dicen que es un potente sportivo italiano. En este modelo contaremos con tres versiones para los que busquen o un poco más de lujo o un poco más de deportividad. La parte trasera se vería demasiado sobria si no fuera por el difusor trasero con los cuatro tubos de escape (reales) que dejan salir el rugir del poderoso V6 con el que viene esta fiera italiana.

En el interior el Maserati Ghibli, como debería de ser, tenemos detalles en piel en todas partes. Así como, un volante forrado en piel con unas paletas de cambios un poco grandes para nuestro gusto. Un punto que no nos agrado mucho fue en la parte del clúster de instrumentos, ya que para el tipo de auto que es y el precio hubiéramos preferido una pantalla digital en vez de un sistema análogo combinado con una pantalla pequeña. Aunque no esta mal pero estaría mejor tener todo electrónico. En la consola central tenemos una pantalla touch con conectividad a Apple CarPlay y Android Auto. Pero en especial, tenemos mucho espacio en el interior y un increíble sistema de audio con 10 bocinas Harman Kardon.

Mejor de lo mejor

Pasemos a la parte importante de esta bestia, el motor. El corazón con el que se mueve este sportivo es un motor V6 Twin-Turbo. Del cual, tendremos dos opciones: una de 345 HP y otra de 425 caballos. Lo interesante de este motor es que es diseñado por Maserati pero solo se fabrica nada más y nada menos que en la fabrica de Ferrari en Maranello. Este motor viene acompañado de una caja de cambios automática de 8 velocidades. También, tenemos la opción de tener una transmisión AWD en la versión S Q4.

Por la parte de seguridad contamos con frenos Brembo al color de la carrocería, así como sensores delanteros y traseros para estacionarse y una cámara de reversa de 360°. Maserati incorporó el asistente de mantenimiento de carril así como el Highway Assistant System, el cual combina el sistema de control crucero con el mantenimiento de carril para que al momento de ir en carretera o entrar a vías de acceso controlado los viajes sean más cómodos.

En fin….. hablamos de un auto italiano, deportivo y con un porte bastante lujoso. Los precios son de $70,000 dólares para la versión de entrada y de $76,000 dólares para la versión S Q4. En lo personal es un auto bastante llamativo y con un diseño espectacular. Sin mencionar los detalles con los que viene, ya que puedes personalizar este auto entre dos tipos, GranLusso y GranSport, esto dependiendo si quieres más lujo y confort o más deportividad.

Deja un comentario