Si tener un bello McLaren ya es un prestigio inmenso, imaginen tener uno que venga directo de McLaren Special Operations (MSO). División que se encargó de la creación del Senna, P1, entre otros. Pues este 720S Spider es de los más bellos estéticamente, pues su trabajo de pintura costó mucho, pero mucho tiempo.

Feewf

McLaren

Tras el enorme éxito de 720S y la recién entrante variante Spider, la firma inglesa ha decidido fabricar otra versión especial.

Recordemos que, la última bestia presentada fue el Spa 68, haciendo referencia al primer puesto en el Gran Premio de F1 de 1968 en Spa Francorchamps. Ahora, McLaren quiso darle un toque especial a la versión Spider, dándole un trabajo de pintura excepcional. Siendo el color principal un negro metálico, con acentos azules en las partes aerodinámicas del vehículo. Como en las entradas de aire y deflectores. Con esta combinación, nos da una perspectiva mucho más elegante, en lugar de la clásica vista deportiva.

¿A quién no le gustaría un McLaren pintado artesanalmente?

Deflector lateral del 720S. Cortesía: McLaren.

El mismo motor turbo…

Por desgracia, la mecánica no nos ha sorprendido tanto como el exterior. El motor sigue siendo el mismo V8 turbocargado de 4 Litros, que produce 720 caballos. Pero, el lado bueno, es qué tal mecánica lo hace despegar de 0-100 km/h en 2.8 segundos, con una velocidad máxima de 340 km/h. Aunque, esto no desamerita el laborioso trabajo que los mejores ingenieros de McLaren hicieron con este 720S Spider.

Deja un comentario