Ayrton Senna, todos hemos escuchado alguna vez ese nombre. Las hazañas de este expiloto marcaron completamente a la Fórmula 1. El dominio que tenía sobre el auto en las peores condiciones climatológicas, le otorgaron el nombre del amo de la lluvia. Su estilo de manejo frío y competitivo será muy difícil de ver en un largo tiempo. Por estas y muchas más cualidades, es considerado el mejor piloto de la historia. Pero, el talento de Ayrton no era nada sin una máquina que manejar, por ello te enseñaremos uno de los autos más icónicos que manejó, el McLaren MP 4/4.

Año de gloria

Ayrton llevaba 4 años en la Fórmula 1, pero 1988 fue el primero con un equipo ganador. El brasileño se llevó el campeonato ganando 8 de 16 carreras disputadas ese año. Con una intensa carrera decisiva en Japón, donde Ayrton tuvo una pésima salida, relegándose al décimo puesto en la primer curva. Pero con una remontada histórica, se lleva el primer lugar del Gran Premio japonés y su primer campeonato mundial, dejando humillado a su rival y compañero de equipo, Alain Prost.

Largada del GP de Japón. Prost en la delantera y Senna varios lugares detrás.

La máquina

El rugido del MP 4/4 era producido por un motor V6 de 1.5L, trabajando a casi el doble de las revoluciones que soporta un auto convencional. El cual, era alimentado por una inyección electrónica de Honda. Asimismo, era sobrealimentado por 2 compresores IHI con los que llegaba a 640 caballos de fuerza. La relación peso-potencia era incomparable en ese año. La transmisión secuencial no fue introducida hasta una década y media después. Por lo tanto el MP 4/4 contaba con una caja de velocidades manual de 6 velocidades + reversa. Esta, era unida al motor mediante un embrague hidráulico de triple carbono.

Su chasis estaba conformado por un monocasco de fibra de carbono junto con una estructura honeycomb. El cual estaba suspendido por triángulos superpuestos de sistema pull-rod en ambos ejes. Para frenar el bólido, McLaren desarrolló frenos de disco carbocerámicos de doble pinza.

Motor al descubierto del MP4/4.

Lamentablemente Ayrton Senna perdió la vida en 1994 en la pista de Imola, Italia. Donde los sistemas electrónicos eran una nueva tecnología implementada. Su muerte se debió a un fallo mecánico que le hizo perder el control e impactarse con el muro de contención. Esto provocó que saliera volando una pieza de la suspensión que pegó directamente en su casco. Los análisis han confirmado que si esa pieza hubiera estado 14 cm más arriba o abajo, Ayrton habría salido con vida de ese trágico accidente.

Deja un comentario