Tras una horda de entregas especiales que la firma inglesa entre el Senna y el Speedtail, ahora es turno de un concepto totalmente nuevo para la era moderna de McLaren. Con una carrocería tipo speedster, el Elva se proclama como uno de los autos de calle más ligeros en el mundo. Y claro, viene a ser la competencia de los nuevos Ferrari SP1 y SP2.

Estilo incomparable

Ha sido presentado con un diseño sumamente radical, acorde a la gama de modelos que McLaren tiene actualmente a la venta. Un elemento que remarca y nos llama mucho al atención, es el conjunto de escapes en la parte trasera, donde el diseño es claramente del 720S, el modelo insignia no limitado de la firma inglesa.

Por otro lado, el resto del auto es totalmente único, con un juego armónico con el flujo de aire que pasa a través de las entradas de aire. En donde también, la selección de colores ha encajado a la perfección, con ese negro acero en el que ha sido presentado, nos da un estilo minimalista y a la vez agresivo. Algo que, sin duda alguna nos encanta. Pasando al interior, se decidió permanecer con el estilo de simpleza que ha caracterizado la marca en los últimos años. Lo único que está presente es una pantalla central, los botones de marchas en reemplazo de una palanca y el tacómetro totalmente electrónico. Elementos evidentemente indispensables en un auto y lo único que se necesita para disfrutar de un paseo en un bólido como estos.

Tal y como un F1 de los 90

Está equipado con el mismo motor que alimenta al Senna y al Senna GTR. El cual, es un V8 de 4.0 Litros turbocargado que genera 815 HP y 800Nm de torque. Otorgándole una aceleración de 0-100 km/h por debajo de los 3 segundos y de 6.7 a los 200 km/h. Estas cifras son extremas, ya que, estamos comparando al Elva con el legendario McLaren F1, así es, ese mismo que mantuvo el récord de velocidad por más de 10 años. Así que, los pocos afortunados que puedan pagar a este ejemplar, tendrán casi las mismas prestaciones que uno de los mejores autos creados en la historia, pero en un speedster.

Deja un comentario