Como saben, BMW Group compró hace tiempo a la icónica marca de autos MINI y le inyectó no sólo capital sino también tecnología. Esto derivó en uno de los autos más amados de los últimos años.

Estos autos se caracterizan por su inconfundible silueta y diseño que han resistido el paso del tiempo. Además, por su ya legendaria sensación de manejo que evoca a un “go-kart”. A diferencia de los autos de BMW que se pudieran comparar con un Cooper como el Serie 1 o Serie 2, en los autos MINI viene con una gran cantidad de equipamiento. Mientras que los interiores de BMW son sobrios y minimalistas, hasta cierto punto, podríamos decir que básicos. En MINI inunda sus autos de botones, luz ambiental, dos quemacocos, sonido Harman Kardon y hasta un head-up display por poco menos de lo que cuesta un 120i.

MINI
Cortesía Mini México.

¿Qué hay de los interiores?

Desde la versión base contamos con una pantalla touch a color con Apple CarPlay o Android Auto. Así como, navegación con información de tráfico en tiempo real y conectividad bluetooth y un buen sistema de audio.

En la parte central encontramos unos botones tipo avión de combate para controlar la iluminación interior, la luz ambiental y, de contar con él, el quemacocos. Este mismo estilo de botones se repite debajo de las perillas de aire acondicionado y controlan la cámara de reversa, el asistente de estacionamiento, el auto start-stop, los 3 modos de manejo (Sport, Mid y Green) y el encendido del auto.

Los asientos son parcialmente en tela y Sensatec, que es la imitación de piel que usa BMW también. Particularmente la tela de estos asientos es de alta resistencia, por lo que su durabilidad está garantizada.

En cuanto a almacenamiento tenemos poco. El reposa brazos tiene muy poco espacio, quizá sólo para las llaves de casa y el teléfono. En las versiones más equipadas contamos con cargador inalámbrico ahí dentro. El espacio de la cajuela es relativamente bueno tomando en cuenta las dimensiones del auto y, dado que es un auto tracción delantera, tenemos algo de profundidad.

MINI
Cortesía: MINI México.

¿Qué tal el tren motriz?

Existen dos versiones, el Cooper y el Cooper S. Lo que diferencia cada una es la motorización. El Cooper monta un motor de 3 cilindros de 1.8 Litros generando 132 HP y una eficiencia de 17 km/l. Se acopla a una caja manual o automática, ambas de 6 relaciones. El Cooper S en cambio, monta un 4 cilindros de 2.0 Litros que genera 192 caballos y una eficiencia de 13 km/l. También se ofrece con caja manual de 6 escalones hasta la versión Chili. Esto es muy agradable pues cada vez menos fabricantes ofrecen cajas manuales en sus versiones equipadas. Para la versión Hot Chili sólo se acopla una caja de doble embrague deportiva DCT de 8 cambios; esta caja también se puede poner como opcional en las otras versiones del Cooper S.

Si las cifras de los motores les suenan familiar es por se se trata de la misma receta que encontramos en el BMW 118i y 120i respectivamente.

Sensaciones al volante.

En cuanto a la maniobrabilidad del auto, la legendaria sensación de “go-kart” se mantiene fiel a su legado. La poca masa del vehículo le ayuda a la estabilidad en las curvas. A pesar de ser un auto tracción delantera, la perfecta distribución de peso 50/50 ayuda en gran medida a prácticamente no tener subviraje. En todo momento se percibe seguridad. El auto invita a llevarlo más cerca del límite y jugar con él. Las asistencias tienen una entrada sutil y precisa, no se sienten muy invasivas y la ayuda en control es bien recibida.

Al volante, tomar una curva cerrada es sumamente divertido

MINI
Cortesía Mini México.

Estos autos tienen fama de tener una suspensión demasiado rígida, y en parte es cierto. En generaciones pasadas la suspensión se caracterizaba por tener un andar hasta cierto punto incómodo; muy bueno para la pista y carreteras pero no en ciudad.

Para la actual generación, la suspensión recibió un pequeño ajuste, ahora es ligeramente más suave. Este cambio, aunque pequeño, hace una gran diferencia en el confort del vehículo.

En especifico, el Cooper MT.

Desde el momento en que se acciona el botón de encendido hasta que se apaga, el 3 cilindros pasa prácticamente desapercibido. El motor tiene una nota ligeramente grave al ralentí, es decir en reposo. Las vibraciones naturales del motor son absorbidas en gran medida por los soportes y rara vez se llegan a sentir.

Por default todos los Cooper arrancan en modo MID. Este modo otorga un desempeño medio, ideal para la ciudad. La respuesta del motor es buena. El turbo entra desde los números bajos del tacómetro. Lo que favorece las incorporaciones a avenidas y rebases.

Para los demás días en que no tengamos suerte de encontrar las calles de la ciudad despejadas está el modo GREEN. Este modo modifica por completo el comportamiento del auto. La respuesta del acelerador se controla más evitando las aceleraciones bruscas.

MINI
Cortesía: MINI México.

En el caso de las transmisiones automáticas, al momento de soltar el acelerador, se activa el modo “planear”. Esta función utiliza la inercia del auto para seguir en movimiento a la par que se desacopla la transmisión del motor con el fin de reducir el consumo de gasolina.

El modo SPORT vuelve al auto un poco más rebelde, extiende los cambios de las velocidades y aumenta las revoluciones del motor. La rigidez del volante también aumenta con la velocidad.

Ahora el Cooper S DCT.

Al tener un motor más grande y por consiguiente potente, la sensación de manejo cambia drásticamente de auto a auto. Algo importante a mencionar es que esta versión tiene una configuración más deportiva que el Cooper. Básicamente la diferencia radica en la caja DCT, la cual también tiene una posición deportiva.

Al acelerar a fondo en primera velocidad el motor llega a producir un leve petardeo y este se produce con mayor frecuencia teniendo el auto en configuración deportiva.

MINI
Cortesía: MINI México.

Sin dudas, el motor 2.0 L hace mucha diferencia en cuanto al comportamiento del auto se refiere. La diferencia entre los 3 modos de manejo se acentúa aún más. Y como tenemos un motor más grande, la diversión aumenta.

Un MINI para cada estilo.

Aunque muy parecidos, ambos modelos están enfocados para diferentes públicos. La gran eficiencia de combustible y rápida respuesta del acelerador hacen al Cooper una gran opción para manejar a diario en la ciudad. El Cooper S está más enfocado al deportivismo, aunque también tiene grandes aptitudes para el día a día.

MINI
Cortesía: MINI México.

Deja un comentario