El tres veces campeón de la Fórmula 1, Niki Lauida ha fallecido después de complicaciones a raíz de una hemodiálisis.

Un grande se ha ido…

Niki Lauda ganó los campeonatos de 1975 y 1977 con Ferrari. Fue hasta 1984 cuando regresó a lo más alto, ahora con McLaren. La carrera del más grande piloto austriaco de la historia se vió gravemente comprometida después de un terrible accidente en 1976 cuando se estrelló y su auto se incendió sin el poder escapar. Fue gracias a los pilotos Arturo Merzario y Guy Edwards que el irreverente piloto pudo continuar corriendo. A pesar de estar hospitalizado por 6 semanas, el austriaco volvió a correr solo perdiendo dos carreras. Sin embargo, la ventaja de James Hunt fue lo bastante holgada para no darle oportunidad de arrebatárselo, a pesar de todos sus esfuerzos por hacerlo.

Actualmente, la salud del triple campeón había decaído mucho. En enero fue traslado de emergencia de Ibiza, donde vacacionaba, a Viena para ser hospitalizado. Los médicos encontraron que requería de un transplante de pulmón para salvar su vida. Afortunadamente, todo salió bien y Niki pudo continuar luchando y de seguir activamente en la Fórmula 1.

Dentro de su rol como presidente no ejecutivo en Mercedes-AMG Petronas fue pieza clave para que Hamilton llegará a esta escudería. Es por esto, que forjó una buena amistad con el hoy pentacampeón. A pesar de que los últimos meses estuvo alejado de las carreras estos platicó en una entrevista hace unas semanas:

No me pierdo ningún Gran Premio, a pesar de que no estoy de la mejor forma. Siempre fui parte de todas las carreras, llamaba al pie boa al final de cada fin de semana y siempre me contaban que había pasado.

Niki Lauda

Los fines de semana no serán los mismos sin su pasión y devoción por la Fórmula 1. Toda la comunidad que envuelve el Gran Circo le echará mucho de menos. Descanse en paz, Niki Lauda.

Niki Lauda

Deja un comentario