En 2013 se empezó a fabricar un auto deportivo de origen mexicano, el Vuhl 05. Es ensamblado en Querétaro; aunque sus componentes vienen de muchas partes el mundo como Canadá, Reino Unido y Estados Unidos. Nada de esto le quita la esencia mexicana, expresando calidad y competitividad internacional.

¿Corazón alemán? Mejor americano.

Escape del Vuhl 05.
Créditos: Laurent Nivale.

Inicialmente se le pensaba instalar un motor de Audi pero a Iker Echeverría, uno de los fundadores, no le gustó como sonaba. Aparte de que era muy pesado. En su lugar se le instaló un motor Ford Ecoboost ya que este suena parecido a los Cosworth de los años 70. El Ford Ecoboost es un motor turbocargado de 4 cilindros transversal de dos litros. Produce 240 HP, con la opción de subirlo a 285 HP. Lo cual logra teniendo una inducción equilibrada y un ECU mejor calibrado. Puede parecer poca potencia pero es compensada por lo ligero que es el auto. Pesa 695 kg en seco y 725 kg vacío. Con el mayor caballaje el deportivo puede alcanzar los 100Km/h en 3.7 segundos, una cifra impresionante para las calles mexicanas.

Entre menos peso mejor.

La plataforma que sostiene todos los elementos del coche y al ocupante está hecha de una extrusión de aluminio en forma de panal, aumentando la resistencia y reduciendo el peso considerablemente. También ayuda a mantener rígido el auto teniendo la estabilidad necesaria para los giros más demandantes. Hay un paquete de pernos de titanio que reducen 4.5 kg el peso del vehículo, que le dan un toque mucho más deportivo.

La suspensión, paneles, y demás componentes estructurales están fabricados con fibra de carbono. Otorgando seguridad, resistencia, estabilidad y de nuevo obteniendo el mínimo peso que pueda resultar. 

Plataforma del Vuhl 05.
Cortesía Vuhl.

Si estás pensando en comprar este auto, es hora de que empieces a ahorrar ya. Este bólido tiene un precio de 1.5 millones de pesos pero estamos seguros de que cada centavo lo vale.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor