Pontiac, el nombre de uno de los jefes de la tribu Ottawa del siglo XVIII, así como el nombre de una ciudad del estado de Michigan, pero también sirve como recuerdo para los fanáticos de los muscle cars. ¿Cuál fue la razón para que una marca tan popular terminara quedando en la historia del mundo automotriz?

En el año 1893 un hombre llamado Edward Murphy creó una empresa que fabricaba carruajes. La visión de este hombre era bastante grande y quería expandirse al mundo automotriz. En el año 1906, Murphy acude a Alanson Brush, creador de algunos autos que conocemos como Cadillac. Tras su encuentro, Brush le muestra un proyecto que Cadillac había rechazado. Este consistía en un nuevo motor bicilíndrico. Murphy acepta el proyecto (el cual fue un completo fracaso) y crea oficialmente Oakland Motor Co.

Años más tarde, llegó una nueva generación de motores. Los cuales, estaban conformados por cuatro cilindros con 40 HP. Con esta generación la empresa americana empieza a ver futuro en la industria automotriz. Murphy, antes de fallecer, se reúne con William Durant para venderle una parte de la compañía. Con esto, Durant empezó con el imperio que hoy conocemos como GM. En el año 1926 se presenta un nuevo modelo, denominado por la empresa como “Pontiac”, el cual estaba compuesto por un motor de seis cilindros y se comercializaba al precio de un auto de cuatro cilindros. Fue tal el éxito de este auto que la empresa decide cambiar el nombre de Oakland por Pontiac.

Oakland Motor Co. Pontiac

Entre los años 30 y 40 la marca empieza a tener demasiado éxito y encuentra justo la pieza que hacía falta para llegar a ser de las marcas más populares en E.U.A. Esto fue gracias a la llegada del modelo Boneville. Entre los años 60 y 70, justo en las décadas donde nació el concepto de “muscle cars”, Pontiac crea varios modelos que siguen poniendo a la marca como una de las favoritas para los consumidores que buscan autos con motores grandes y potentes. Algunos de los modelos que le daban vida a la marca fueron los modelos GTO y Firebird.

Años más adelante y con la inesperada crisis energética de los años 80 llega un auto no muy común para marcas americanas. En las ultimas semanas hemos escuchado del re-diseño de Chevrolet Corvette, con un nuevo arreglo de motor, el cual fue acomodado en la parte central, una idea parecida fue lo que hizo Pontiac en los años 80. Decidieron poner un motor de 4 cilindros central y un diseño más aerodinámico, esto para ahorrar gasolina y aunque no lo crean tuve cierto grado de éxito, este nuevo modelo se llamó Pontiac Fiero.

Pontiac Fiero

Más adelante y dejando atrás la crisis energética, la marca continuó produciendo autos con motores grandes y potentes. Con la llegada de la competencia europea y asiática la marca empezó a dejar atrás este tipo de autos para intentar entrar en la competencia. Con esta estrategia, en 1988 termina la producción del Pontiac Fiero, así como la planta donde se fabricaba. Este fue el inicio del fin para la polémica marca de muscle cars.

Con el paso del tiempo Pontiac seguía intentando competir con rivales asiáticos y europeos como BMW y Kia, pero fue un completo desastre. Muchos conocemos modelos que nos dejaban mucho de que hablar de la situación por la que pasaba la marca, como el modelo Solstice, el cual fue un intento de competencia contra el BMW Z4 y Mazda MX-5, aunque lamentablemente fue un completo fracaso. Motores anticuados y con un consumo deplorable, así como diseños muchas veces monstruosos marcaron la crisis en la que se encontraba GM y Pontiac en especial.

Pontiac Solstice

Para el año 2009, General Motors hizo oficial la desaparición de Pontiac, así como otras marcas como Hummer y Saab. Esta reestructuración ocurrió debido a la crisis hipotecaria de 2008 que golpeó particularmente fuerte a las automotrices americanas. En diciembre del mismo año sale de una fabrica en México el último Pontiac G3 (Chevrolet Aveo) y marca el fin definitivo de la marca.

Deja un comentario