Hace poco les mostramos la nota del lanzamiento de la primer SUV perteneciente a la sala de Ford Performance y mencionamos todas las novedades tecnológicas con las que viene equipada. Ahora, después de muchas promesas, por fin nos pusimos al volante de esta SUV y a continuación les contamos como nos fue en este first drive

Interiores ST

Asientos con gran sujeción lateral y forrados parcialmente en alcántara nos recuerdan que no se trata de la típica camioneta familiar. Un volante deportivo se sitúa frente al panel de instrumentos. Con las paletas de cambio atrás del volante podemos operar los cambios secuenciales de la caja de 8 velocidades

El sistema de entretenimiento es el ya conocido SYNC 3 conectado a un sistema de sonido firmado por Bang & Olufsen. Los acabados de ensamble son bastante buenos, con plásticos suaves en la parte superior del tablero y a los costados. La presencia de plásticos duros en las partes bajas de las puertas y consola demeritan un poco el interior, en especial si tomamos en cuenta lo que Ford pide por este vehículo.

El espacio en la plazas traseras es bastante bueno con algunas amenidades como puertos USB, salidas de aire; y, al igual que al frente, los asientos están parcialmente tapizados en piel y alcántara lo que los vuelve muy frescos en días calurosos. 

Hay que recordar que se trata de un vehículo con tracción integral, por lo que 3 adultos en la parte trasera quedan un un poco incómodos. Hablando de problemas de espacio, el almacenamiento no es el mejor, los espacios son un tanto curiosos y algo reducidos pero con mucha profundidad. Tal es el caso en el reposabrazos, donde el espacio es profundo pero no muy extendido. Esta situación se repite en la consola central, donde encontramos un cargador inalámbrico para el teléfono. Todos estos detalles se compensan con la enorme capacidad de alamacenamiento que encontramos en la cajuela.

Manejo digno de Ford Performance

Con el poderoso motor V6 2.7L Twin turbo generando 337 hp bajo el capó, la respuesta del acelerador es prácticamente instantánea y gracias al gran desplazamiento del motor, el turbo lag es prácticamente imperceptible.

En su modo normal de manejo se comporta de forma amable: la respuesta del acelerador y la dirección del volante son suaves; una vez que accionamos el modo sport se vuelve un auto diferente y las reacciones son más agresivas. No recomendamos activar este modo en situaciones parecidas a las que encontramos en el periférico de la CDMX, pues es complicado de manejar debido al brío del motor, por eso este modo lo dejamos para conducir en carretera. 

Hablando de carreteras, debido a la propia naturaleza del sistema de tracción integral, tomar una curva cerrada se vuelve muy sencillo. Nos ofrece una experiencia muy satisfactoria y nos invita a hacerlo a gran velocidad.   

Tecnología ST

En la nota pasada hicimos un recuento de toda la tecnología que incorpora este sorprendente SUV. Uno de los sistemas con los que más estuvimos interactuando fue el de asistencia de mantenimiento de carril. Debido a las malas condiciones de las calles de la ciudad, el sistema no responde como debería. La reacción del sistema es retardada y más que prevenir la salida del carril es una asistencia para corregir la acción y regresar el auto a una posición correcta

A pesar de estos pequeños inconvenientes, este SUV no deja de sorprender con la gran cantidad de tecnología que integra. Para conocer más de esta tecnología los invitamos a leer la nota de su lanzamiento. No olviden ir a su agencia más cercana para conocer de frente esta propuesta de Ford.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor