En 2017, con la generación 981 del Boxster, Porsche planeaba crear una edición muy especial basada en el Bergspyder. Este, fue un auto de los años 60 de la firma alemana que pocas personas recuerdan. Su número, el 909, fue el que compitió en las carreras de hillclimb de la época.

Finalmente no…

Para celebrar los 50 años de este pequeño auto ganador. La firma alemana planeaba sacar la venta una serie limitada tipo “speedster” montada en un chasis y carrocería modificada del Boxster.

Al principio todo iba bien, el auto se veía genial y tenía un gran motivo por el cual conmemorarse. Pero finalmente, Porsche decidió que no era factible lanzar el modelo. ¿Porqué? No lo sabemos.

¿Por qué esconder el prototipo por más de 4 años? Tampoco sabemos esa respuesta. Lo más rescatable de esto es que por fin lo han revelado al mundo aunque sea como tipo “one-off”. Así mismo, Porsche decidió mantener exactamente los colores originales del modelo 909 de los años 60. Esa combinación de blanco con detalles verdes lo hace lucir especialmente deportivo y con clase. Una parte que nos ha encantado es la parrilla donde se ha puesto un detalle verde que resalta con elegancia.

Cortesía: Porsche

Tradicional como se debe

Como es un auto de homenaje, Porsche decidió mantenerlo lo más clásico posible. Esto quiere decir para los amantes de los autos solo una cosa, transmisión manual. Algo que se ha perdido exponencialmente en los últimos años y un elemento mecánico que jamás debe desaparecer de la industria, al menos para los puristas. Finalmente, las prestaciones del Bergspyder 2015 son las siguientes. Peso total en seco de 1,099 kg, con una potencia de 393 HP siendo auspiciadas por el famoso motor Bóxer o Flat 6 de 3.8 litros de Porsche. Dichas prestaciones lo catapultan de 0-100 km/h en alrededor de 4 segundos.

Por desgracia este auto nunca pisará las calles, ya que se dirige directamente al museo de Porsche. Pero antes de esto, podrá ser visto en público por primera vez en el Gaisberg Hillclimb de este año.

Deja un comentario