Te has preguntado ¿Qué genera el sonido característico de los muscle cars americanos? Ese chillido que parece el de un gato enojado y que suena cada vez que presionas el acelerador sin importar qué. Se debe gracias al supercargador, que en pocas palabras se define como un compresor de aire. Y sí, tiene exactamente el mismo objetivo de un turbo aunque el proceso es realizado de diferente forma.

¿Qué mueve a un supecargador?

A diferencia de un turbocargador que es alimentado por los gases de escape, un supercargador obtiene su movimiento gracias a la energía mecánica que es generada por el motor. Esto quiere decir que está en constante funcionamiento sin importar si el motor va a bajas o altas revoluciones. Claramente esto podría ser una ventaja muy grande en comparación con un turbo, pero también conlleva desventajas que no son muy favorables para el tren motriz.

Como ya es de suponerse, la principal cualidad de un supercargador es su respuesta inmediata. Esto quiere decir que no existe el lag o boost loading tan odiado en los turbos. La energía mecánica es obtenida gracias a la conexión de una banda de rodamiento que une al cigüeñal (giro de motor o rpm) con los rotores del súper cargador. Y aunque esto suene como un sueño hecho realidad, puede ser bastante peligroso y desgastante. ¿Porqué? Recordemos que un compresor, fuerza la entrada de aire más denso y comprimido al motor. Como consecuencia se obtiene una fatiga más rápida en los componentes internos, quitándole vida útil a todo el tren motriz. También cabe destacar que gracias la banda de conexión directa al cigüeñal, existen pérdidas en el área mecánica. Que estas mismas pueden ser compensadas por el boost que se genera por el mismo supercargador, aunque esto no compensa por completo la eficiencia total.

¿Cómo se enfría el aire?

Otro factor a favor del súper cargador es el enfriamiento, pues todo este aire comprimido al instante genera un cambio en su temperatura y por ende debe enfriarse antes de entrar al motor. El intercooler está colocado en la parte inferior del supercargador, pero a diferencia de un intercooler de turbo, este es enfriado por medio de líquidos, debido a que sería ilógico mandar el aire al frente del auto y volverlo a llevar al motor. Esta ventaja también trae consecuencias, ya que es necesario una bomba, tuberías y almacenamiento de este refrigerante para que tenga un ciclo completo eficiente. Aunque de igual forma, este kit de enfriamiento tiene aproximadamente el mismo peso que el de un turbocargador.

A continuación mostraremos un corte transversal de todo un kit de supercargador: Rotores, sistema de enfriamiento, cobertor, base para el motor, etc. Donde será posible llevar a cabo un mejor entendimiento la explicación que se acaba de hacer.

Deja un comentario