Hace un par de años Renault ofreció en nuestro país dos autos de la familia R.S. Renault Sport es la división deportiva y es la misma que compite en la Fórmula 1. Este distintivo lo portan las variantes más deportivas de la marca francesa. El Clio R.S y el Sandero R.S estuvieron poco tiempo en suelo azteca. Ahora, unos años después de su desaparición, regresa el hermano pequeño rebelde de la gama deportiva.

Renault Sandero R.S
Cortesía Renault México

Exterior que delata su deportivismo

Lo primero que resalta de este modelo son los rines de 17 pulgadas pintados en negro brillante. En la parte frontal se incorpora un alerón con luces led diurnas. En la parrilla encontramos el logo de la marca francesa aumentado en tamaño con las siglas R.S debajo.

De costado, en la parte baja, encontramos una serie de gráficos alusivos a las carreras. Es fácil diferenciarlo de su hermano debido a la considerable reducción de altura. En la parte trasera encontramos iluminación LED y un pequeño alerón en la parte superior.

Interior muy francés

Las marcas francesas tienden a ser muy propositivas en cuanto al diseño y disposición interior. Aunque esto no siempre signifique que será cómodo o práctico.

Al subirnos al auto lo primero que notamos es un volante inspirado en el rally forrado en piel con controles de audio a los lados. El control del volumen y para responder llamadas se encuentra en una palanca adicional debajo del control de limpiaparabrisas. El bloqueo de seguros se encuentra al centro del tablero arriba de la pantalla de entretenimiento. Hablando de eso, se incorpora el sistema Media Nav con pantalla de 7 pulgadas el cual es bastante competente, incluso tiene un apartado para consejos de manejo.

Los asientos también son cortesía de Renault Sport; forrados en tela otorgan una buena sujeción lateral al mismo tiempo que son cómodos. La sencillez del vehículo es parte de su encanto. Eso sí, al interior se encuentran casi puros plásticos duros pero se percibe un buen ensamble.

A pesar de tener un interior bastante amplio en todas direcciones. El ajuste de altura del asiento del conductor no queda suficientemente bajo, cosa que puede incomodar a conductores de gran estatura. El asiento del pasajero no tiene ajuste de altura y queda bastante más arriba que el del piloto.

ADN de carreras

Renault Sport básicamente tomó el Sandero normal y le inyectó vitaminas y esteroides. El auto monta un motor 2.0 L de la casa con un ajuste hecho por a división deportiva, este otorga 145 HP y 150 lb/ft de torque. La suspensión también se cambió, sigue siendo de eje rígido pero la barra es más gruesa al igual que los resortes. El motor se acopla a una única transmisión manual de 6 cambios de recorrido corto y se incluye un botón para accionar el modo deportivo.

¿Es digno del reconocimiento R.S?

Desde el momento que encendemos el motor nos damos cuenta que NO se trata del típico Sandero, el auto nos da la bienvenida con una nota ligeramente grave y muy placentera.

Es claro que no va a ganar ningún concurso de aceleración pero al motor no le cuesta nada llegar a la parte superior del medidor de revoluciones. En modo normal cuando se llega al límite se activa el gobernador que corta el flujo de combustible. En modo Sport esto no pasa, se emite solo una alerta sonora, esto nos permite extraer hasta la última gota de potencia del motor.

Algo muy importante de mencionar es el sistema de frenado, discos en las cuatro ruedas con control de estabilidad y ABS. Este sistema es excelente, presenta muy poca fatiga, característica esencial para un manejo deportivo.

Es la unión de los componentes de Renault Sport lo que hace especial a este auto. El motor, suspensión, frenos y una dirección electro hidráulica hacen de esta una experiencia de manejo deportivo muy pura.

Renault Sandero R.S
Cortesía Renault México

La tragedia de las marcas masivas

A pesar de ser una versión deportiva no todo en el auto está a la altura de su desempeño. Si bien las luces diurnas son LED, las de iluminación son de halógeno. Al interior, también encontramos luces incandescentes. En pocas palabras, el auto regresó como modelo 2019 pero en todo lo demás se mantiene igual.

Esto presenta un lado bueno y otro no tanto. Por el lado malo, la propuesta y tecnología que porta el auto fue muy interesante la primera vez que arribó al país, ahora parece estar ligeramente obsoleto. Por el lado bueno, sigue siendo mucho equipo y tecnología por un precio muy competitivo.

Hablamos del poco ajuste de altura para el conductor y que el del copiloto no tiene. Otro ajuste que tampoco se incorpora es el ajuste telescópico del volante.Renault cuenta con un amplio catálogo de accesorios para el auto, pero no todos se acoplan de la forma que uno esperaría.

Cortesía Renault México

Deja un comentario