El lujo no es más un concepto urbano, cada vez más queremos experimentar el mundo entero. Rolls-Royce pensando en sus clientes sabe que quieren ir a cualquier lado en total lujo, sin esfuerzos especiales y sin ningún compromiso para conquistar cualquier tipo de terreno. Por esta razón, Rolls-Royce crea un súper lujo listo para la aventura. Cullinan es su nombre, sin esfuerzo en todos los lugares.

Máximo lujo.

Cullinan
Cortesía: Rolls-Royce.

Hace tres años Rolls-Royce anunció el inicio de su incursión al mundo de los SUVs. Esto significa lujo, desempeño y funcionalidad nunca antes vista en este segmento. La marca hizo su tarea de conocer el mercado de los deportivos utilitarios de súper lujo. Descubrió que estos clientes son jóvenes exitosos deseosos de explorar los lugares más recónditos de la tierra en lujo extremo.

Por primera vez en un Rolls-Royce, el Cullinan tiene una apertura de cajuela, llamado “El Broche”. Un guiño a la era donde el equipaje estaba montado al exterior para que los ocupantes no viajaran con sus pertenencias. El perfil trasero del Cullinan es un formato de dos partes, el bulto denota el lugar del equipaje. “El Broche” se abre y cierra automáticamente en sus dos secciones con solo tocar el botón de la llave.

Detalles únicos.

Cullinan
Interiores de increíble lujo en el nuevo Cullinan. Cortesía: Rolls-Royce.

Este nivel de detalle también se puede ver en la configuración de asientos posibles para el nuevo Cullinan. El comprador puede elegir entre asientos Lounge o individuales. Las opciones son totalmente distintas y para un mercado igual de diferente. Los asientos tipo Lounge son como en la mayoría de las SUVs pero con el toque de ingenio y sofisticación que sólo Rolls-Royce puede hacer. Estos asientos se diseñaron para una familia o para personas que suelen transportar cosas voluminosas. Son abatibles en un 60/40 pero sólo con el toque de un botón. De igual forma, el fondo del maletero puede elevarse para dejar un espacio plano a fin de facilitar la carga.

En cambio, los asientos individuales son la opción para un lujo total. El asiento de en medio es retirado para colocar un panel central. En este panel, se incorporan un gabinete de bebidas con copas de whiskey Rolls-Royce, un decantador, flautas de champaña y un refrigerador. Un detalle que algunos podrían de calificar como sin importancia da el toque final de súper lujo a esta configuración. Algo sin precedentes en el segmento, es la incorporación de un cristal que aísla la cabina de pasajeros con el maletero. Con esto, Rolls-Royce busca crear un ecosistema para sus ocupantes con un silencio único y una regulación de la temperatura mucho más exacta y controlada.

Diseño inigualable.

Cullinan
Cortesía: Rolls-Royce.

El Cullinan despierta con un toque en su llave hecha a la medida o con el toque ligero en una de sus manijas. Este SUV se bajará 40 mm para dar una cordial bienvenida a sus ocupantes con las famosas puertas suicidas de Rolls-Royce. Una vez que estén dentro los ocupantes se encerrarán en su santuario con tan sólo el toque de un botón, las puertas se cerrarán automáticamente. Al encender este SUV subirá los 40 mm para tener una vista privilegiada del mundo a su alrededor.

El Cullinan presenta un panel de instrumentos totalmente digital pero que no pierden ningún detalle. Agujas virtuales, guirnaldas tipo joyería y tipografía única están exquisitamente diseñadas e incorporadas a las pantallas del conductor. Por primera vez en un Rolls-Royce está pantalla es sensible al tacto. De igual forma, todo se puede controlar con el icónico controlador “Espíritu de Extasis” que se encuentra en la consola central.

Asimismo, el nuevo Rolls-Royce Cullinan es el más avanzado tecnológicamente. Equipa visión nocturna, alerta de fauna y peatones de día y de noche, visión panorámica con un sistema de 4 cámaras, control de velocidad crucero activo, alerta de colisión, alerta de cambio de carril, un HUD de  alta resolución de 7×3, WiFi Hotspot y lo último en navegación y sistemas de entretenimiento.

Paseo en alfombra mágica.

Cullinan
Cortesía: Rolls-Royce.

Si algo identifica a Rolls-Royce es su famosa “Magic Carpet Ride” o paseo en alfombra mágica y no hay mejores palabras para describirla. El equipo de ingenieros de Rolls-Royce trabajó arduamente para llevar esta premisa de la marca a una escena de “Off-Road”. Para esto comenzaron con un diseño ligero de aluminio para el chasis. Posteriormente, agregaron lo último en suspensión de aire que se auto nivela. También agregaron algo nunca antes visto en un Rolls-Royce, tracción en las cuatro ruedas. Por ultimo, realizaron un completo rediseño del icónico motor Rolls-Royce, un V12 de 6.75 litros. En el caso del Cullinan, lo ajustaron para dar el máximo torque (850 Nm) a la mínimas revoluciones posibles (1,600 rpm). Con este detalle único, aseguran un movimiento suave y continuo en todos los terrenos posibles.

La última pieza en el manejo de este increíble auto es un sencillo botón con la leyenda “A todos lados”. Un sólo toque es todo lo que se necesita para aprovechar toda la ingeniería antes mencionada y dar rienda suelta a toda la capacidad todoterreno de Cullinan. Una vez activado este botón, el conductor puede seleccionar el terreno a vencer y así deslizarse en cualquier situación. Ya sea grava, pasto, lodo, nieve o arena todo el torque del bello V12 será entregado a las cuatro ruedas sin interrupción.

Cullinan
Cortesía: Rolls-Royce.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor