Muchos motoristas adoran personalizar su motocicleta de tal forma que se vuelva única; dotándola de accesorios que a los sentidos les parezca original. Algunos accesorios pueden ser los sistemas de escape aftermarket, un faro de mayor alcance, neumáticos para distintos suelos, empuñaduras con calefacción; entre muchos otros, que le dan personalidad a la motocicleta y hagan que el motorista se sienta uno mismo con la máquina.

Harley Davidson Iron 883 personalizada

Un accesorio de medular importancia, que nunca debe faltar,  y se debe usar de manera correcta al rodar, es el casco. Sin lugar a duda, es el accesorio de mayor relevancia para cualquier motorista de cualquier segmento. Es el artefacto que por evidentes razones nadie desea nunca poner a prueba su desempeño; pero que de tener que hacerlo puede ser el factor determinante para salvar la vida.

Lamentablemente, es muy común ver motoristas que salen a rodar sin casco; y más alarmante, que tampoco lo portan sus acompañantes.

Elegir un casco no es simplemente optar por la opción que más guste a la vista; o más tristemente, para evadir el “corralón”.

Elegir y usar un buen casco es muestra directa de qué tanto se desea cuidar lo más importante cuando se sale a rodar: uno mismo.

 

¿Cómo elegir el casco que garantice la mayor seguridad?

Existen factores imprescindibles con los cuales el casco debe contar sin importar el segmento al que pertenezca. Debe contar con certificaciones de validez internacional que avalen el desempeño en caso de accidente, tales como: DOT, SNELL M2010, ECE R 22.05, SHARP. Usar un casco que esté certificado por al menos una de las anteriores otorga la confianza de que cumple con un cierto estándar porque se le han aplicado rigurosas pruebas de calidad.

Además, a la par de contar con un casco avalado por al menos una de las certificaciones anteriores -DOT es la más común y laxa-, existe un detalle que para muchos motoristas pasa desapercibida. Esta es la caducidad  de los cascos. Los cascos cuentan con un revestimiento de capas de polímeros como poliestireno y poliuretano. Estos, al ser materiales sintéticos, se degradan con el paso del tiempo.

Un casco bien cuidado, puede tener un tiempo de vida útil  de hasta 5 años en el caso de los rígidos (integrales) , y para los retráctiles (modulares), 3 años.

Tipos de cascos del motociclismo y sus segmentos

 

¿Cómo identificar un casco caduco?

Antes que nada, como en cualquier producto perecedero, lo primero es checar la fecha de caducidad del casco. Esto se puede hacer revisando su interior para encontrar unas etiquetas que indiquen fecha de realización del casco. También, en algunos casos, se puede checar la correa para cotejar si es que el casco no cuenta con etiqueta interior y así corroborar si aún se encuentra en su periodo de vida útil.

 

Por lo general, el espesor del revestimiento del polímero sintético del interior del casco debe ser de 2 a 2.5 centímetros. Si este grosor disminuye o si se torna demasiado duro, son indicadores de que el material ya está caduco, y por lo tanto, aunque el casco se encuentre físicamente íntegro, no protegerá el cráneo en caso de accidente porque ha perdido sus propiedades de absorción de energía por impacto.

 

Recomendaciones para el mantenimiento y alargamiento de vida útil del casco

Es importante destacar que el casco disminuye considerablemente su tiempo de vida útil si la exposición al sol es excesiva. Los cascos de color negro tienden a caducar más rápido porque los colores obscuros absorben más la radiación.

También se disminuye la vida útil si sufre golpes o caídas, que disminuyen la eficacia de los materiales internos por lesión. También, la calidad se ve afectada al aplicar sustancias tales como solventes, pinturas o pegamentos de estampados sobre la corteza externa del mismo.

 

Un casco no certificado y/o caduco, es equivalente a usar una cubeta para la cabeza.

Por más rodadas seguras, 2 Ruedas te invita a reflexionar, se trata de tu vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor