Nosotros estamos en 2017 mientras que Lamborghini ya vive en el año 3000, al menos en conceptos. Pareciera que el futuro nos alcanza y aún no vemos coches voladores como nos los presentaron en todas las historias de ciencia-ficción. Sin embargo, parece que para el año que nos adelantan los de Sant’Agata tampoco veremos algo similar.

Terzo Millennio es su nombre y es el nuevo concepto de la casa italiana y a diferencia de ver más cuentos futuristas DIFÍCILES de lograr, este nos muestra un futuro más cierto, el eléctrico.

Más que un ejercicio de bocetos.

Al ser un simple concepto, una idea vaga de lo que espera la marca en un futuro, pareciera que Lamborghini permitío a sus diseñadores encargarse de todo. Los trazos y líneas que vemos en el cuerpo del vehículo muestran la esencia total de casa. Las líneas arriesgadas, agresivas que forman una estética imponente.  No obstante, esto va más allá de hojas de papel, lápices, plumones y horas de estar jugando en la computadora intentando hacerlo lucir impresionante. El diseño es más que esto y este más que ser un ejercicio, es un experimento realizado nada más y nada menos que en conjunto con el Dinca Research Lab y el Mechanosynthesis Group de la facultad de ingeniería mecánica ambos del MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets). Por lo que, más que diseño estético, lo que existe detrás de toda esa fibra de carbono es un sin fin de soluciones para lograr el súper auto eléctrico. Una caja llena de ideas, ¡pero vaya caja!

Parte del desarrollo del Terzo Millennio en el MIT

Otra de las cosas que se escuchan por ahí, es que Lamborghini busca que la fibra de carbono, compuesta por nanotubos sea auto-regenerativa. No importa cuantas veces leas esto, seguirá siendo impactante siempre.

Empezando por que a pesar de ser un vehículo eléctrico, el principal objetivo es olvidarnos de las baterías convencionales y pasar a algo más interesante. Que nos de mejor rendimiento, más autonomía y por supuesto, más poder y por ello al hablar del Lamborghini Terzo Millennio se tiene que optar por supercapacitores. Las baterias Ion-Litio ya no están de moda. Además, se trata de un superdeportivo futurista que llevará no uno, sino 4 motores cada uno colocado en cada rueda por lo que trabajar con lo convencional no es conveniente.

Es un nuevo toro que se carga solo, que entrega potencia mientras se carga y aparte se cura, simplemente impresionante. Ahora entendemos por que es Terzo Millennio y no “Duemila diciannove”.

Lamborghini Terzo Millennio
El futuro de los autos es que vuelen, sobre el suelo.

Trabajo, hasta para llevar a casa.

Sin duda, la investigación necesaria les llevará aún mucho tiempo, pero los directores de desarrollo y de Lamborghini entienden esto. Por eso, a pesar de que el costo y el trabajo en conjunto con el MIT sea desgastante por el nivel de exigencia, lo que se espera obtener con este trabajo de 3 años son los frutos necesarios para poder comenzar este nuevo milenio.Y es que a pesar de que Lamborghini nunca se ha sentido lo suficientemente atraído por dejar los motores de combustión interna y la diversión que estos generan, sobre todo por sus clientes.

Este digno experimento de comic lo que busca es generar la sólida base para poder decir “esta bien, le entramos al juego de los eléctricos”.

Muchos puristas seguirán diciendo que nada como el olor a gasolina. Sin embargo, este es el futuro y que mejor que empezar a hacerlo bien para poder ser el mejor. Ya sea hoy, mañana o en el tercer milenio. Lamborghini demostró que a pesar de no contar con un vehículo de estas características en el mercado, ya está bastante, bastante adelantado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor