Esta edición especialmente solicitada por un cliente del F12 TDF puede lucir como un Corvette C7. Pero por detrás de esa carrocería tenemos más que un simple diseño y tecnología italiana. Estamos hablando de arte puro.

Pedido especial.

Vista trasera del Ferrari SP3CJ.
Cortesía: Ferrari.

¿Qué se tiene que hacer para que Ferrari te de la oportunidad de diseñar un Cavallino Rampante a tu gusto? Primero que nada, tener más de 2 millones de dólares ya que eso es lo que cuesta aproximadamente el desarrollo de la bestia. Y en segunda, ser un cliente sumamente fiel de la firma italiana. Recordemos que Ferrari es muy especial en este sentido y no deja a cualquiera jugar en su taller con ingenieros altamente calificados.

Debajo del capó tenemos un motor aspirado de 12 cilindros de 6.3 litros que produce 769 equinos de poder. El sonido es un deleite para cualquier persona, conocedor o aficionado de autos. El diseño no es el más bonito que Ferrari nos ha presentado, pero recordemos que es un one-offhecho a la medida. Los gustos del cliente no estarán acorde a los nuestros, pero para él o ella, es el auto perfecto. Aunque no hay porque no apreciar a tan bella máquina. El detalle con el que fue diseñada es de los mas meticulosos que se pueden llevar a cabo.

La combinación de colores ha sido seleccionada de tal forma para hacer referencia al arte pop que floreció en los años 60. Tal diseño hace resaltar las cubiertas de vidrio del capó, haciendo notar al potente motor que se encuentra por debajo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Introduce tu nombre aquí por favor