Para la entrega de esta semana, les traemos una joya: el Valiant Duster de 1974, equipado con un motor de 6 cilindros en línea inclinado 30°, de 170 pulgadas cúbicas con una cilindrada de 2.7 litros.

Retrocedamos un poco en el tiempo

Este vehículo fue concebido como un semi-fastback de dos puertas para atraer a los compradores que tuvieran una predilección por las carrocerías deportivas. Sin embargo, no cuenta con un poderoso V8 como muchos deportivos de su época. Por otro lado, el estilo que guarda este auto es único.

Una obra de arte íntegra

Para saber que se trata de una obra de arte creada por los mejores ingenieros de aquellos tiempos, quienes no sólo cumplieron con fabricar un vehículo atractivo a la vista, sino también funcional y a prueba del tiempo, basta con observar sus formas:

  • la parrilla frontal con su par de faros circulares;
  • su parte trasera;
  • los poderosos parachoques;
  • su cofre alargado y ancho;
  • su singular espejo lateral ubicado sólo en la puerta del conductor.

En el interior, el auto refleja ese estilo tan característico de los 70’s, con la palanca de cambios detrás del volante, los asientos amplios, pocos aditamentos y de uso muy sencillo. Se pude decir que es bastante minimalista, pero esto resulta muy llamativo y especial al transmitir la sensación de estar dentro de un verdadero clásico.

Finalmente, queda deleitarse con la siguiente galería que nos traslada a la época en la que la grandeza de este tipo de autos era el pan de cada día, misma que hoy pocas veces tenemos la fortuna de admirar.

Fotografías: Carlos Sánchez

Deja un comentario