Yamaha lo vuelve a lograr. Esta vez del lado más pesado y opuesto de la balanza, literalmente. Tras la reciente salida al mercado de la actualizada YZF-R6, el público motorista vuelve a conmocionarse con su siguiente lanzamiento; que la marca nipona producirá para su segmento más ajeno: la esperada resurrección de la gama Venture.

Se trata de la completamente renovada Yamaha Star Venture que tomará el lugar que dejó vacío la Royal Star Venture. En el 2013, esta dio sus últimas vueltas debido a su bajo nivel de ventas en comparación con sus rivales más fuertes del segmento.

Un diseño tan estilizadamente Yamaha

El diseño es sin duda lo que más llama la atención. Yamaha procuró abarcar simultáneamente detalle con funcionalidad; lo que la distingue sobre cualquiera de la competencia.

Es un diseño que notoriamente se percibe que es Yamaha a leguas. Es imposible no acordarse del frente de la Yamaha R1 de séptima generación (2009-2014); pero que en la Star Venture se le agrega un faro más a cada lado. Incorpora además tomas de aire en ambos lados que le otorgan mayor captación de flujo y una imagen más robusta. Igualmente, todo lo que se encuentra a partir del parabrisas para atrás cumple con la misión de ser lo mayor aerodinámico posible; a la vez que le da ese diseño de una Touring con una silueta tan bien definida.

Una mezcla de tradición con innovación japonesa

Yamaha decidió dejar atrás el legado que la distingue tanto en sus motocicletas de pista. Se incorporaba en la Royal Venture Star un motor tetracilíndrico en V, enfriado por líquido, de 1300 cc (79 pulgadas cúbicas). Ahora opta por un clásico y tradicional motor de motocicleta Touring bicilíndrico en V, enfriado por aire, pero incrementado hasta  1852 cc (113 pulgadas cúbicas) de desplazamiento.

 Y como es común en motocicletas de este segmento, la potencia es una característica que muy rara vez se puede encontrar ya que no es donde destaca, inclusive con un motor de gran desplazamiento, pero que en torque es en donde siempre se luce.

La Star Venture no es la excepción. Entregando 171 Nm (126 lbft) desde las 2,500 rpm, este motor se desarrolló específicamente para las necesidades de recorrer distancias largas; acoplado a una nueva transmisión de seis relaciones, en donde las últimas dos (quinta y sexta) actúan como sobremarcha. Esto gracias a un ajuste en la relación de engranajes de estas; a la vez que el par se disminuye (lo que más abunda), de tal forma que se pueda alcanzar mayor velocidad a menores vueltas en el tacómetro.

El equipamiento es abundante. El cluster incorpora un velocímetro y tacómetro análogos y un pantalla táctil digital de siete pulgadas. En esta se puede checar y ajustar funciones como: estatus de viaje; presión de llantas; calefacción de ambos asientos y agarraderas; control de tracción; control de velocidad crucero; sistema ABS; y un control de ayuda para estacionar que Yamaha denomina Sure-Park System. Este es un pequeño motor eléctrico que facilita maniobrar cuando se desea estacionar los 437 kilogramos de la Venture Star en espacios reducidos.

La opción más accesible del segmento

La llegada de la Yamaha Star Venture al mercado americano está prevista para agosto del presente año. Se anuncia en la cantidad de $24,999 USD, equivalente a unos 475 mil pesos mexicanos. Esto la colocaría como la opción más accesible de sus competidores directos: la Indian Roadmaster y la Harley-Davidson Road Glide Ultra.

Próximamente habrá más información sobre la nueva estrella del Touring nipón, ¡sigue al pendiente de 2 Ruedas!

 

Deja un comentario